Image

Tengo un bebe de 18 meses y recientemente murió su abuelito paterno. ¿Debo celebrar navidades por mi bebé o guardar el luto por mi querido suegro?

Hola querida mamá, muchas gracias por acudir a nosotras,

La Licenciada Rosario Vásquez, psicóloga y escritora venezolana, nos responde:

Cuando la Navidad se ve empañada por un duelo familiar muchas familias pueden sentirse doblemente exigidas. Por un lado invade el duelo por la pérdida y por otro el deseo de conservar algunas tradiciones y momentos alegres para resguardar a los más pequeños.

Tanto el duelo como la Navidad son momentos para sentir el calor de la familia y cada uno tiene sus rituales propios, aunque los sentimientos de fondo sean muy diferentes. ¿Cómo pueden ser compatibles el duelo y la Navidad?, ¿podemos o queremos celebrar la Navidad cuando la familia afronta un duelo?

Para responder tomaré en cuenta dos preguntas que cada familia debe hacerse antes de decidir cómo manejar esta situación y luego daré algunas recomendaciones específicas sobre este caso.

1.- ¿Qué tipo de rituales de duelo practica mi familia?, ¿Puede mi hijo formar parte de estos rituales?

   Las familias cuando viven una pérdida suelen desear la compañía de sus seres queridos, y suelen tener rituales que los a sentir respaldo. Algunos rituales de nuestra cultura están muy claros, como los novenarios. Otros son muy íntimos, como pasar tiempo todos juntos en la misma casa, haciéndose compañía.

Es importante aceptar y acompañar a las personas más afectadas por la pérdida tomando en cuenta sus necesidades. A la vez, cuando una madre tiene niños pequeños, también requiere de un tiempo para decidir en cuáles de estos rituales desea que su hijo participe. En todo caso, cuando un niño participa de los rituales del duelo, necesita una explicación adecuada y una adaptación de los mismos a sus necesidades y capacidades.  

 

2.- ¿Cómo celebra nuestra familia la Navidad? ¿Cuáles aspectos de nuestra celebración son compatibles con el duelo?

A veces venimos de familias que asocian la Navidad con música, baile, consumo de alcohol y otras formas de celebración que podría resultar incompatible con los rituales de duelo o incluso irrespetuoso para las personas más afectadas. Sin embargo existen otros aspectos de nuestra celebración que pueden seguir existiendo, (como cenar en familia, hacer comidas típicas, entregar regalos) y que no irrespetan a las personas que viven la pérdida. Es importante escoger en familia, dialogando abiertamente y con tiempo, cuáles tradiciones mantendremos, y cuales pueden esperar para el próximo año cuando todos estén más recuperados.

 

Con respecto a un niño de menos de 24 meses

1.- Su comprensión acerca de la muerte es limitada. Podría entender a los dos años que no verá más a una persona, pero realmente aun no está en capacidad de comprender el alcance y el significado de este hecho. Lo que sí comprende perfectamente es la tristeza, la angustia y la desolación de las personas de la familia. De tal manera que necesita una explicación clara y adecuada a su edad sobre lo que ocurre.

2.- Igualmente su comprensión acerca de la Navidad es limitada. No perdamos de vista que muchas veces nuestra angustia tiene que ver con creencias preestablecidas sobre lo que nosotros consideramos correcto en Navidad, que no responden a las necesidades concretas del niño. Un niño de 18 meses disfruta de la compañía familiar. Crear una situación en la que pueda vivirlo con armonía y paz es lo único que a esta edad necesita. Diferenciemos las necesidades del niño de las necesidades de los adultos. Nuestro hijo de 18 meses no necesita una decoración elaborada o una fiesta hasta largas horas de la noche.

2.- Si tenemos como tradición entregar regalos, esto no es incompatible con el duelo. Lo que puede suceder es que debamos ajustar el ritual que utilizamos para entregarlos tomando en cuenta el estado de ánimo de los presentes.

3.- Los niños necesitan retomar sus rutinas después del duelo y conocer otras maneras de celebrar, igualmente válidas pero respetuosas con el estado de ánimo de la familia.

4.- Permite la expresión emocional de los presentes, que es válida y necesaria, y ante las preguntas de tu hijo responde con la verdad: estamos tristes porque alguien que amamos murió, lo recordamos con amor y nos hace falta en los momentos especiales. Hazlo participe también de los recuerdos de la persona amada que florecen con alegría.

3.- Para las personas en duelo, una de las formas de resignificar la nueva etapa tiene que ver con mantener un vínculo estrecho y sano con los niños de la familia. La muerte es parte del ciclo de vida así  como lo es la vitalidad de nuestros niños. El contacto con los niños puede ser saludable para la familia.

 

Nota personal

Mi abuela materna falleció un 9 de diciembre. Nana no era una abuela de esas que se ven de vez en cuando, era nuestra columna vertebral y su partida fue profundamente dolorosa para todos. Nana era nuestra jefa de las hallacas (plato típico venezolano para la Navidad), hacerlas sin ella podría resultar triste y desolador. Sin embargo nuestra familia decidió hacerlas en su honor. Como cada vez que mi mamá ha tenido una pérdida significativa, prefirió el 24 cenar temprano y acostarse. Fue una decisión respetable y acorde con su estado de ánimo. Pero cenamos hallacas y recibimos regalos, y agradecimos tenerla tanto tiempo con nosotros. Mi experiencia de ese año me deja como aprendizaje que el respeto por el duelo y la celebración espiritual de la Navidad no son incompatibles. Si sabemos tomar lo esencial de estos días, y dejamos de un lado lo accesorio podemos tener una Navidad llena de ternura para los niños y de respeto para los mayores. Para esto quizás sea más importante que los mayores se respeten entre si y que decidan dejar de lado, al menos por un año, algunos aspectos de la celebración que son secundarios. Sigo haciendo hallacas en su honor, como cada año, tal y como ella nos enseñó.

 

Rosario Vásquez es psicóloga y mamá, escribe en diferentes bogs y medios de comunicación y en su propio blog www.contratransferencia.com

Equipo Editorial de PreguntaMama.com