Bienvenidos a PreguntaMama.com

Porque no existe el manual para ser mamá. ¡Pregunta Mama! Sitio web donde tus preguntas, desde la mas compleja a la mas simple, son respondidas de manera sencilla por expertos y experimentados padres

Image

Mi hijo de 3 años se sigue chupando el dedo gordo para dormir o cuando esta aburrido no sé como sacárselo.... Algún consejo o método que me puedan sugerir para que deje de chuparselo...

Hola querida mamá, gracias por contactarnos. Te contaremos un poco sobre el acto de chuparse el dedo para nuestros bebés. ¿Cuándo ocurre? ¿Qué puede ocurrir?  ¿Qué es normal y que no lo es?

¿Cuándo ocurre?

Algunas ecografías muestran a los bebés chupándose el dedo desde el vientre materno. Es aquí cuando comprendemos que la succión del dedo en los recién nacidos es algo completamente instintivo. Responde al “Reflejo de succión” que los acompaña los primeros días y que junto al “Reflejo de búsqueda” (que lo hace girar y abrir la boca al sentir cualquier cosa cerca de su boca), ayudan a nuestra especie a sobrevivir. Algunos niños continúan haciéndolo hasta que están más grandes, pero la mayoría deja el hábito cerca de los dos años de edad, cuando comienza a interesarse por otras cosas y usa sus manos para explorar el mundo que le rodea.

¿Por qué se chupa el dedo un bebé grande?

Según el blog de crianza Bebés y Más, “Si tu bebé se chupa el dedo, puedes considerarlo como un hábito que satisface la necesidad innata de succión. Si continúa chupándose el dedo, los especialistas concuerdan que no hay necesidad de preocuparse con los daños en los dientes de leche. El niño puede recurrir al dedo cuando tiene hambre, está muy cansado, incómodo o aburrido.

Hacia los dos o tres años, el pequeño probablemente tendrá más cosas interesantes que hacer y estará muy ocupado para recordarse de chupar el dedo.

Si el niño continúa chupándose el dedo después de los cinco o seis años después de haber perdido los dientes de leche, es aconsejable una visita al dentista o a un orientador infantil ayudará a intervenir para eliminar el hábito”.

¿Entonces, es normal?

Según BabyCenter, “La Asociación Dental Estadounidense dice que la mayoría de los niños pueden chuparse el dedo sin dañar la alineación de sus dientes o mandíbulas ?hasta que sus dientes permanentes empiecen a aparecer. Además, chuparse el dedo no es igual de perjudicial para todos los niños. Los expertos dicen que son la intensidad de la chupada y el empuje de la lengua los que deforman los dientes y luego hacen necesarios los frenillos.

Los niños que sostienen sus pulgares pasivamente en sus bocas tienen menos posibilidades de dañarse los dientes que los niños que chupan agresivamente. Observa a tu hijo y analiza su técnica. Si se chupa el dedo vigorosamente quizás quieras empezar a frenar su hábito más temprano, cuando tenga alrededor de 4 años.

¿Qué puedes hacer para que deje este hábito?

  1. Mantén la calma. La mayoría de los niños dejan de chuparse el dedo sin que los presionen entre los 2 y 4 años de edad.  Algunos continúan un poco más de tiempo pero ver el comportamiento de otros niños, generalmente los ayuda a dejarlo. Por ejemplo, aunque un bebé de 1 año que tiene hambre puede chuparse el dedo, un niño mayor (de 3 ó 4 años) podría simplemente abrir el refrigerador y buscar algo de comer o pedirle a los padres una merienda.
  2. Déjalo hacerlo. Regañar o castigar a tu niño no ayudará, porque usualmente él no se da cuenta cuando se chupa el dedo. Además, presionarlo a parar pudiera intensificar su deseo de hacerlo aún más. No uses técnicas como poner una venda elástica en su pulgar, puesto que le parecerán un castigo injusto, especialmente porque él usa este hábito para consolarse y darse seguridad.
  3. Anticípate a su hábito de chuparse el dedo con otras actividades. Si puedes identificar los tiempos y lugares cuando es particularmente probable que tu niño se chupe el dedo mientras ve la televisión, por ejemplo podrías intentar darle un sustituto, como una pelota blanda que puede apretar o títeres con los que jugar. Si tiende a chuparse el pulgar cuando está cansado, añade más siestas a su horario. O si lo hace cuando está frustrado, ayúdale a expresar sus sentimientos con palabras. La clave es darse cuenta de cuándo y dónde ocurre este hábito, y distraer su atención ofreciéndole una alternativa.

Esperamos haber sido de ayuda, no dudes en contactarnos.

Un abrazo de mamá,

Equipo Editorial de PreguntaMama.com

Bienvenidos a PreguntaMama.com

Porque no existe el manual para ser mamá. ¡Pregunta Mama! Sitio web donde tus preguntas, desde la mas compleja a la mas simple, son respondidas de manera sencilla por expertos y experimentados padres