¿Cada cuánto hacen deposiciones los bebés con LME?

Pregunta completa:Buenas noches. Mi bebé con LME tiene más de una semana sin hacer deposiciones. ¿Debo preocuparme?. Tengo una beba de tres meses y medio y hoy es el 7mo día que aún no ha defecado, y expulsa gases con olor. Ella solo se alimenta de pecho materno, además este mes empezó con unas vitaminas con fluor que me ha dado el pediatra . Quisiera saber si es normal que tarde tanto en hacer caca y a que se debe, realmente estoy preocupada porque algunas personas me dicen que es normal y no quiero ir a la centro médico a menos de que realmente lo necesite.

Respuesta:

Hola estimada mamá, gracias por consultar tus inquietudes con nuestra comunidad. Apreciamos y valoramos cada esfuerzo que haces por el bienestar de tu bebé. A continuación, dejamos información importante sobre las deposiciones de tu bebé, con la cual esperamos que puedas sentirte más tranquila.

Características y composición de la leche materna

amamantar
Luciano Ramírez e Ysmar Villareal

La lactancia materna es la mejor alimentación que pueden recibir nuestros pequeños, gracias a sus múltiples beneficios y, además, es la alimentación más recomendada por organizaciones internacionales de salud y pediatría. Diversos expertos en nutrición, pediatría y gastroenterología, coinciden en que la alimentación a base de leche materna, confiere un patrón de crecimiento óptimo en los bebés (fuente).

Aunque la composición de la leche materna varía de madre a madre, suple completamente las necesidades de su bebé. Se puede estimar que la leche materna contiene: 1 a 2% de proteínas, 3 a 5% de grasa, 6,5 a 10% de carbohidratos, 0,2% de sales (minerales), 82 a 89,7% de agua (fuente).

El sistema de lactancia resulta tan increíble, que su producción y composición cubren perfectamente las necesidades nutritivas y energéticas del lactante. En general, se estima que los bebés alimentados con lactancia materna exclusiva (LME), presentan un aumento más acelerado de peso, así como de la longitud e índice de masa corporal (IMC) durante sus primeros 3 meses de vida. Esta velocidad de crecimiento suele disminuir alrededor de los 12 meses de edad.

Digestión de la leche materna

mamá
Ysmar Villareal y Luciano Ramírez

Nuestro cuerpo es capaz de producir diferentes tipos de leche materna, entre los cuales se encuentran el pre-calostro, calostro, leche de transición, leche “pretérmino” y leche madura. Esta última se instaura, al igual que la lactancia, entre el primer y segundo mes de vida del bebé (fuente).

Es importante señalar, que cada uno de estos tipos de leche resulta altamente digerible para el organismo de nuestros bebés. Los componentes de la leche materna son de fácil digestión y absorción, lo cual se relaciona con el alto rendimiento que presenta este alimento. En otras palabras, el cuerpo de nuestros pequeños es capaz de absorber casi por completo, los nutrientes ingeridos a través de nuestra leche. Esto explica que su organismo no genere grandes cantidades de desechos fecales y, por lo tanto, disminuya la frecuencia de deposiciones.

¿Cuál es la frecuencia normal de defecación en bebés lactantes?

crisis
Bebé modelo: Luciano Ramírez

Los estudios de patrones y frecuencia de defecación en bebés, se han realizado mayormente en bebés alimentados con lactancia mixta o solo con leche de fórmula. Sin embargo, existen algunos estudios que indican patrones de defecación en bebés lactantes, entre los 15 días de nacido y el año de vida.

En estas investigaciones, se determinó que los bebés muestran un pico de frecuencia de defecación, alrededor de los 15 días de nacido. Posteriormente, la frecuencia suele disminuir con la edad, llegando a un patrón más o menos estable a los 5 meses de edad. Asimismo, existe una correlación entre el patrón de alimentación y la frecuencia de las deposiciones. Esta correlación también disminuye con el tiempo y, vuelve a activarse una vez que se inicia la alimentación complementaria (fuente).

Por otro lado, existe una tendencia de disminución de la frecuencia de las deposiciones, en bebés que han mantenido un patrón de una o menos deposiciones por día. En dichos bebés, la frecuencia se mantiene baja, hasta alcanzar los 6 meses de vida.

Podría interesarte leer sobre: Mi bebé tiene cólicos y gases muy fétidos ¿Qué podrá ser?

¿Los bebés con LME deberían hacer deposiciones frecuentemente?

frenillo
Bebé modelo: Luciano Ramírez

Aunque el patrón general es que los bebés con LME defecan con una alta frecuencia, luego de las seis semanas de vida, puede ser normal que la frecuencia se estabilice en una vez cada dos o más. Es importante monitorear que tu pequeña esté ganando un porcentaje adecuado de peso y, además, que orine con frecuencia.

Si estas señales se encuentran bien y tu bebé se muestra con la misma energía de siempre, puedes estar tranquila. Resulta importante señalar, que tu bebé probablemente haga una deposición relativamente grande, en comparación con la cantidad que venía produciendo anteriormente.

Podría interesarte leer sobre: Estreñimiento en bebés ¿Cómo identificarlo?

¿Los bebés alimentados con LME necesitan suplementos vitamínicos?

COVID-19

La pauta general que recomiendan muchos centros especializados en pediatría, así como organizaciones como la OMS, es que los niños que reciben LME, no deben consumir ningún otro suplemento alimenticio ni vitamínico.

El flúor

En el caso del flúor, algunos estudios han determinado que este pasa del plasma de la madre hacia la leche materna, encontrándose en esta última en una proporción de 0,006 ppm (partes por millón). Aunque la proporción transferida desde el plasma sanguíneo hacia la leche puede resultar muy bajo, los expertos aseguran que la cantidad de flúor en la leche, se encuentra en la cantidad adecuada para su consumo en bebés con LME (fuente).

Asimismo, la American Academy of Pediatrics (2015), recomienda no suministrar complementos de flúor a niños menores de seis meses de vida. Luego de esta edad, generalmente los niños adquieren el flúor, además de otros minerales que necesitan, a través de una dieta balanceada y un adecuado suministro de agua.

Con base en esto, te recomendamos que consultes con tu pediatra sobre las razones por las cuales tu bebé debe ingerir dicho complemento. Es posible que su consumo esté causando los gases con olor fuerte, ya que generalmente estas vitaminas se componen de edulcorantes y otros compuestos, que suelen ser demasiado pesados para su digestión. Además, si las vitaminas tienen hierro, este podría estar causando estreñimiento en tu pequeña.

En conclusión, si tu bebé tiene una ganancia adecuada de peso y mantiene estable su curva de crecimiento, no es necesario que agregues ningún complemento vitamínico a su dieta. Si tienes dudas, puedes consultar directamente con otras opciones profesionales, incluidos gastroenterólogos pediatras y odontopediatras.

¿Debo llevar a mi bebé a un centro médico?

bebé
Jesús y Luciano Ramírez

Como ya mencionamos anteriormente, es importante que tomes en cuenta algunos aspectos, como la presencia de molestia o dolor al momento de defecar. Asimismo, debes confirmar que tu bebé esté orinando con frecuencia, ya que esto es un indicador de que está consumiendo cantidades adecuadas de alimento.

Por otro lado, monitorear la consistencia de las heces, te puede ayudar a determinar que tu bebé tiene una digestión y función intestinal adecuada. Las heces de los bebés con LME, suelen ser entre pastosa a casi líquida.

Si estos aspectos resultan normales y las heces mantienen una apariencia consistente entre cada deposición, no debes preocuparte de que pase varios días sin defecar, o de que sus gases sean olorosos. Sin embargo, puedes consultar estos aspectos en la próxima cita que tengas con el pediatra.

 

Esperamos esta información te sirva de guía y orientación, con cariño, Tu Equipo Editorial de PreguntaMama.com

Más información en:

La primera comida de tu bebé es el calostro

Estreñimiento en bebés, ¿Cómo identificarlo?

Mi bebé tiene cólicos y gases fétidos ¿Qué podrá ser?

Mi bebé sufre para hacer popó ¡Ayuda!

Velazquez, J. (2013). Leche materna vs. Leche de formula.

American Academy of Pediatrics. (2015). Nuestra posición frente a los suplementos de flúor.

Çamurdan, A. D., Beyazova, U., Özkan, S., & Tunç, V. T. (2014). Defecation patterns of the infants mainly breastfed from birth till the 12th month: prospective cohort studyTurk J Gastroenterol25(1), 1-5.

Lind, M. V., Larnkjær, A., Mølgaard, C., & Michaelsen, K. F. (2018). Breastfeeding, breast milk composition, and growth outcomesRecent Research in Nutrition and Growth89, 63-77.

Salazar, S., Chávez, M., Delgado, X., & Eudis Rubio, T. P. (2009). Lactancia maternaArchivos venezolanos de puericultura y pediatría72(4), 163-166.

Şener, Y., Tosun, G., Kahvecioğlu, F., Gökalp, A., & Koç, H. (2007). Fluoride levels of human plasma and breast milkEuropean journal of dentistry1(01), 021-024.

¡Tu opinión puede ayudar a otras mamás! Comenta acá

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.