Bienvenidos a PreguntaMama.com

Porque no existe el manual para ser mamá. ¡Pregunta Mama! Sitio web donde tus preguntas, desde la mas compleja a la mas simple, son respondidas de manera sencilla por expertos y experimentados padres

Image

Mi hijo de 3 años tiene días manifestando que le duele el pene. Hoy amaneció con el pene inflamado, ¿Que puedo hacer?

Hola querida mamá, muchas gracias por contactarnos. Lo primero que te sugerimos es que lleves a tu hijo al médico pediatra urgentemente, pues sospechamos que puede tratarse de una balanitis. Acá te explicamos de que se trata:

La Balanitis es una inflamación del glande o balano (cabeza o punta del pene), la cual viene acompañada de dolor, enrojecimiento del pene, molestia al orinar y en algunos casos infección. Esta inflamación se presenta con frecuencia en niños entre 2 y 5 años de edad.  

La apariencia que adquiere el pene de tu peque cuando tiene una inflamación del glande (balanitis) podría asustarte mucho, mas sin embargo es importante que sepas que en la mayoría de los casos su sanación es rápida con un tratamiento que tu pediatra se encargará de recomendarte.

Cuando la inflamación del glande está acompañada de la inflamación del prepucio se denomina balanopostitis.

¿Cuáles son las posibles causas de la balanitis en niños?

En niños que no ha iniciado una actividad sexual, el origen de la balanitis puede deberse a:

*       Una higiene deficiente.

*       Una higiene excesiva con el uso de ciertos jabones, baños de espuma, desinfectantes y/o talcos que no son adecuados para la piel de los niños pequeños, generándoles irritación.

*       Retracción forzosa del prepucio, debido a que el niño tiene adherencias prepuciales o balanoprepuciales, las cuales son normales a su edad.

*       Infecciones debido a la fimosis (estrechamiento adquirido o congénito de la abertura prepucial. Se caracteriza por un prepucio no retraible, sin adherencias y que además puede conducir a la acumulación de secreciones bajo la piel del mismo, con irritación y balanitis secundaria) esto provoca que no se haga una correcta higiene y que las gotitas de orina queden acumuladas entre el glande y el prepucio, generando finalmente un infección.

 bebe en brazos de su mamá

Síntomas de la Balanitis

Los síntomas que puede presentar un niño con balanitis son:

*       Enrojeci­miento del glande.

*       Irritación.

*       Dolor.

*       Hinchazón y acumulación de líquidos en el prepucio o lo que es lo mismo edema del prepucio.

*       Exudado con mal olor.

*       Infección.

Nota: Es importante diferenciar el origen del exudado o secreción mediante presión manual, ya que si existe la presencia de uretritis o descarga uretral (secreción purulenta a través de la uretra la cual causa dificultad para orinar y escozor) indica una infección de transmisión sexual. Y si esto le está pasando a tu niño es importante que estés alerta por si ha habido abuso sexual.

Cuidados y tratamientos de la Balanitis

La balanitis suele ser muy dolorosa para el peque, por lo que se debe ser extremadamente delicado con los cuidados que requiere.

*       Limpiar a profundidad en la zona balanoprepucial con la ayuda de una jeringa que tenga suero fisiológico. Esto ayudará a limpiar y eliminar todas las secreciones purulentas. El uso de la jeringa es para no retraer a la fuerza el prepucio del niño, pues esa práctica además de dolorosa puede ser contraproducente.

*       Si la balanitis es infecciosa el médico podría recomendar un tratamiento tópico con cremas antibacterianas y en casos muy fuertes antibiótico.

*       Si la balanitis no es infecciosa es posible que el pediatra recomiende el uso de una cremita de cortisona.

*       Para aliviar el dolor el doctor podría recomendar tomar algunos analgésicos.

¿Se puede prevenir la balanitis?

Si, a través  de una limpieza adecuada del penecito del niño. Jamás se previene forzando el prepucio a separarse del glande.

Recomendaciones

  1. NO retraer el prepucio del niño ni del bebé.

Detrás de la mayoría de balanitis están la fimosis y las adherencias prepuciales. En la mayoría de los casos tanto las adherencias como la fimosis van sanándose de manera espontánea a medida que el peque va creciendo, en especial cuando deja el pañal y el mismo comienza a tocarse, estirarse o retraerse esa pielcita. Son muy pocas las situaciones en las que se debe manipular el prepucio del niño, especialmente en los primeros años de vida, pues los bebés menores de 12 meses tienen el glande y el prepucio adherido desde que nacen, por lo que es importante que los padres comprendan esto para que no hagan retracciones forzosas del prepucio pensando que esto va a prevenir una enfermedad futura, deben saber que esa práctica puede provocar el riego de una enfermedad, por lo que no es para nada recomendable hacerlo.

  1. Posibilidad de circundar.

Si las adherencias no van desapareciendo con el paso del tiempo y el peque sufre con frecuencia episodios de balanitis es posible que la única solución sea la quirúrgica. Sin embargo, es importantísimo que se haga una consulta con el urólogo pediatra o cirujano, en situaciones dudosas, cuando haya infección urinaria o balanopostitis, pues las recomendaciones dadas por el pediatra y el especialista son las mejores opciones que se tienen para evitar situaciones confusas, opiniones contrapuestas y en algunos casos, cirugías sin una clara indicación médica.

  1. Al orinar.

Si el peque ya no utiliza pañal, hay que enseñarle a que el mismo se retraiga la pielcita del glande cuando vaya a hacer pipí, esto a su ritmo, sin forzar, ni hacerse daño en caso de que al bajar la piel de forma brusca le causa dolor o molestias. Esto es para evitar que las gotitas de orina queden retenidas en la zona balanoprepucial. No es necesario secar el orine que quede con papel higiénico, pero si se hace, hay que asegurarse de que no queda ningún resto de papel en el penecito que pueda provocar luego una infección.

  1. Al bañarse.

El propio niño tiene que bajarse muy suavemente el prepucio a la hora de bañarse para limpiarse esa zona con agua. El niño debe hacerlo por sí mismo pues él sabe si le genera o no dolor al hacerlo, pues en la mayoría de los casos las adherencias balanoprepuciales van cediendo con el tiempo.

  1. Estar atento.

Si el peque se queja cuando intenta bajarse el prepucio para orina o al bañarse hay que ayudarlo y enseñarle la forma le limpiar el penecito con una jeringa que contenga agua para evitar futuras infecciones. Si notas algo extraño lo primordial es llevarlo al médico.

Referencias:

J, Garat. (2001). Manejo conservador del prepucio. Revista pediátrica de atención primaria. Vol: 3(11). pp 73-81. Disponible en:http://archivos.pap.es/files/1116-179-pdf/186.pdf

 

Ruiz, E., Moldes, J., Badiola, F., & Puigdevall, J. (2001). Dificultades y controversias en el manejo del prepucio en la infancia y adolescencia. Arch.argent.pediatr. Vol: 99(1). pp. 81-83. Disponible en:  https://www.sap.org.ar/docs/publicaciones/archivosarg/2001/01_80_83.pdf

 

Gracia, J., & González, Y. (2017). El pediatra ante los procesos más frecuentes de Urología pediátrica. En: AEPap (ed.). Curso de Actualización Pediatría 2017. Madrid. pp. 183-194. Disponible en:  https://www.aepap.org/sites/default/files/183-194_urologia_pediatrica.pdf

 

Díaz, S. Balanitis en bebés y niños pequeños: que es y cómo se trata esta inflamación del pene. En Bebé y más. Revisado: (18/03/2019). Disponible en: https://www.bebesymas.com/salud-infantil/balanitis-bebes-ninos-pequenos-que-como-se-trata-esta-inflamacion-pene

 

 

Equipo Editorial de PreguntaMama.com

Bienvenidos a PreguntaMama.com

Porque no existe el manual para ser mamá. ¡Pregunta Mama! Sitio web donde tus preguntas, desde la mas compleja a la mas simple, son respondidas de manera sencilla por expertos y experimentados padres