¿Cómo enseñarle a mi hijo empatía?

La empatía es la capacidad de comprender como se siente la otra persona respecto alguna situación en particular (fuente). Coloquialmente, suele decirse: colocarse en los zapatos de los demás.

familia

Aunque se sabe que comprender los sentimientos o puntos de vista de otras personas no es una práctica sencilla, es importante enseñársela a los niños. Ya que si desde pequeños se practica esta hermosa virtud, poco a poco la empatía se podrá manifestar de forma constante en la vida del niño. Esto además de ayudarlo a valorar todo su entorno, le permitirá tener mejores relaciones interpersonales, ya que aprende a tratar a todas la personas con respeto y amabilidad. Forjando un personalidad servicial y solidaria.

Aquí compartimos contigo distintos consejos para enseñarle empatía a tus hijos con ejemplos de la vida cotidiana, juegos, actividades educativas y con el ejemplo personal, puesto que ya saben que el ejemplo arrastra.

Aprendiendo sobre las emociones

Empatía

Reconocer las emociones que se experimentan es muy importante, ya que permite lidiar con los conflictos, llevándolos por un camino menos agresivo. Cuando se conoce que emoción es la que se está viviendo en determinado momento, ayuda a calmar la actitud reactiva, reservándose comentarios que solo sirven para juzgar a otros.

El primer paso para ayudar a un peque a comprender las emociones de los demás es enseñarlo a conocer sus propias emociones y sentimientos.

Oriente y ayude a su hijo a hablar sobre sus sentimientos

empatía

A partir de los 2 años puedes ayudar a tu hijo a identificar las emociones que experimenta, enojo, tristeza, alegría, susto, entre otras. Es sumamente importante utilizar el lenguaje corporal, el tono de voz y el lenguaje adecuado para esta edad. Una vez que tu pequeño ya se pueda comunicar con palabras, anímalo a expresar claramente lo que le está pasando.

Algunos ejemplos:

  • Si a tu peque le dañan un juguete y grita «¡Ahhh dañaste mi juguete!» o actúa con violencia, orientalo y dile que intente decir: «Me siento molesto porque rompiste mi juguete».
  • Si tu hijo golpea a su amigo por hacerle cosquillas, pídele que intente decir: «No me gustan las cosquillas, por favor para, no quiero que me toquen ahorita».
  • Si vez que tu peque está contento porque se le compró un juguete nuevo dile «mírate como estas sonriendo ¡eso significa que estás feliz!».
  • Si tu hijo tiene una rabieta porque no pudieron ir al parque dile: «amor, puedo ver que estás enojado porque estás gritando y golpeando con tus pies el piso, pero no podemos ir al parque en este momento». 
  • Si vez algunos cambios en tu peque, pregúntale: “¿Cómo te sientes amor? Me he fijado que has dejado de sonreír, y eso es algo muy particular en ti. ¿Hay algo de lo que te gustaría hablar?.

Te puede interesar este artículo: ¿Cómo puedo gestionar las rabietas con respeto?

Ayuda a tu hijo a ver las cosas desde la perspectiva de los demás

Empatía
Light photo created by cookie_studio – www.freepik.com

A medida que tu peque va desarrollándose, madurando y haciendo nuevos amigos, enséñale e incentívelo a tomar en cuenta el punto de vista de los otros o a ver las cosas con «los lentes de los demás». Utilizar ejemplos de la vida real son una forma muy efectiva de enseñarle empatía a los niños.

Algunos ejemplos:

  • Si tu peque presencia algún acto negativo que le ocurre a otra persona, pregúntale: «¿cómo crees que se siente esa persona?».
  • Si a alguien se le cae el helado, pregúntale a tu hijito «¿Amor cómo te sentirías si eso te pasara a ti?».
  • Si tu hijo agarra el juguete de un amigo y no se lo quiere devolver, en vez de regañarlo o castigarlo pregúntale: «¿Cómo te sentirías si alguien te quitara tu juguete como tu le estás haciendo a Juan? Eso te pondría triste, ¿no?.
  • Si ve a una niña llorando en el parque, podrías preguntarle a tu hijo: ¿Qué podrías hacer para que ella se sintiera mejor?. Si ves que tu peque le cuesta responder a estas preguntas, podrías decirle que harías tu. Por ejemplo le preguntaría: «¿Por qué llora?» «Si quiere jugar conmigo» o compartiría mis juguetes con ella.

Elogie a su peque cuando muestre empatía

Empatía

A partir de los 6 años de edad, puedes elogiar a tu hijo cuando ves o sabes que hizo un acto de empatía. Por ejemplo, puedes decirle:»amor fue muy amable de tu parte compartir tus colores con anita, la hizo muy feliz. ¿Y tu, cómo te sentiste al compartir tus colores?».

¿Qué hacer si tu hijo se jacta de sus actos amables?

Con el tiempo los elogios pueden ayudar a desarrollar el sentido natural de la empatía en los niños (fuente). Sin embargo, si observas que tu peque se engrandece o se jacta de sus actos amables, diciendo frases como: «Mamá dime que hice un buen trabajo». Trata de responderle de la siguiente forma: «Amor, siempre es bueno ser amable, y vale más cuando haces algo bueno solo porque si, inclusive si nadie se da cuenta de ello».

Utilizando herramientas educativas

Puedes enseñarle a tu peque empatía a través de las ilustraciones de los libros, juegos o cuidando a otro ser vivo. A continuación te damos algunas alternativas.

Practicando expresiones faciales

empatía

En casa puedes jugar con tu hijo a hacer distintas expresiones faciales y pedirle que nombre la emoción que estás tratando de imitar.  También puedes probar dibujando las expresiones en una hoja de papel y luego de nombrarle a tu hijo como se llama esa emoción le puedes preguntar: «¿Cómo le responderías a alguien si lo ve sintiéndose molesto, feliz, triste, o cualquier emoción que hayas dibujado.

Podrían probar jugando la «Sensación de la semana». De esos dibujos hechos en papel, puedes colocarlo en la puerta de tu refrigerador con un imán o colocarlo en el corcho que utilices para notas familiares. Luego dile a tu peque que trate de identificar esa emoción en alguna persona o en el mismo (fuente).

Utilice ejemplos en libros ilustrados, películas o la TV

Niños, Tv, Niño, Televisión, Casa, Personas, Familia

Cuando estés leyendo libros ilustrados con tu peque aprovecha y pregúntale: “¿Qué caras o que palabras muestran que alguien está emojado, feliz o celoso? ¿Cómo crees que se siente tu personaje favorito en ese momento? ¿Qué podrías hacer para ayudarlo a sentirse mejor?» (fuente). Esto también lo puedes utilizar cuando veas programas o películas para niños.

Jugando con muñecos

Superhéroes, Increíble Hulk, Superman, Spiderman

Cuando juegues con tu hijo, aprovecha y práctica la empatía, ayudando a alguien que está herido, apoyando con palabras alentadoras cómo: «No te preocupes, todo estará bien». Deja volar tu imaginación y pasen un rato agradable 🙂

Cultiva alguna plantita o permite que cuide una mascotica

Manos, Macro, Planta, Del Suelo, Crecer, La Vida

Recuerda que al tomar la decisión de cuidar a un ser vivo la responsabilidad caerá primeramente sobre ti, mamá y papá. Tu hijo requerirá de tu supervisión bien sea para que no lo maltrate o para que no lo descuide. Así que antes de pasar a este paso, se honesto contigo mismo y preguntate si tienes el tiempo, la disponibilidad y la ganas de hacerlo.

Siembre juntos alguna semillita, mostrándole a tu hijo, que se debe tomar en cuenta para que pueda desarrollarse adecuadamente: que tenga suficiente luz solar, regarla cada cierto tiempo, deshierbarla, abonarla, entre otras particularidades. A partir de los 7 de edad puedes comprarle una mascota pequeña a tu hijo para que él «se haga cargo de ella» (Recuerda lo anteriormente escrito, bajo tu supervisión). Podría ser un hámster, un conejo, un conejillo de indias, un pollito, en fin, dependerá de ti.

Te puede interesar el siguiente artículo: Tareas en el hogar para los niños (por edades)

Utilizando el ejemplo para enseñar

Cómo dice la frase «Las palabras convencen pero el ejemplo arrastra». Así que si, el ejemplo es una de las mejores herramientas con que cuentas para enseñarle a tu hijo cualquier cosa que desees. Entre los 5 y los 8 años de edad tu hijito es como una esponja, absorberá muchas de tus conductas.

Te puede interesar el siguiente artículo: ¿Cómo puedo superar mis inseguridades como mamá?

Trate a los demás con amabilidad

empatía

Dirígete a los demás con amabilidad y respeto. Incluso cuando tienes que decir que no. Si puedes brindarle ayuda a alguien, ayúdalo.

Por ejemplo, si están comiendo fuera de casa y el mesonero te da un plato de comida que no fue el que ordenaste, en lugar de molestarte y empezar a criticar o a gritar, podrías ver a tu hijo y decirle: “Parece que hoy han tenido un día ajetreado o el mesonero es nuevo en esto, nunca se sabe por lo que están pasando los demás, así que ya sabes amor hay que intentar ponerse en los zapatos de los otros», le guiñas el ojo a tu hijo y llamas al mesonero para explicarle lo que pasó.

Escuche activamente a su hijo

empatía

Cuando tu hijo quiera hablar contigo haga contacto visual, aparte cualquier distracción, como el celular o el televisor, préstele atención, trata de no interrumpirlo.

Mostrarle a tu hijo una escucha activa puede alentarlo a que preste atención a los demás cuando le hablen.

Si tu peque está teniendo una rabieta, permite que se exprese, hágale saber que comprende su sentimiento. Cuando baje el pico más fuerte de la rabieta, trabajen juntos para reconocer la emoción y hablar sobre el comportamiento.

Te puede interesar el siguiente artículo: ¿Cómo puedo gestionar las rabietas con respeto?

Hagan juntos algún servicio comunitario

empatía

La verdadera empatía es cuando aprendes a preocuparte por el «bien-estar» de todas las personas, sin importar de donde son o de donde vienen. Intenta participar con tu hijo en algún voluntariado. Puede ser una organización para el cuidado y rescate animal, algún comedor de beneficencia, un refugio u otra organización.

 

Esperamos esta información te haya sido de mucha utilidad, con cariño Tu Equipo Editorial de Preguntamama

Más información

Harvard Graduate School of Education. 2018. For Families: 5 Tips for Cultivating Empathy

WiKiHow. 2019. Teach Empathy to a child.

¿Cómo puedo gestionar las rabietas con respeto?

 

¡Tu opinión puede ayudar a otras mamás! Comenta acá

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.