¿Qué es foremilk/hindmilk imbalance?

Pregunta completa: Mi bebé tiene 2 meses y toma de un sólo pecho y sólo por 6 minutos, cada 2h en el día y en la noche aguanta a veces ¡6 horas o 4 horas!. Me inquieta que aunque sólo toma pecho, su pupú huele fetido y cada vez que hace pupú es muy líquido y bota mucho moco. El pediatra me mandó una dieta vegana para probar si la bebé es intolerante a algo que yo he estado comiendo, pero si en unos días no hay cambio en el pupú me comentó que pudiera ser lo que llaman foremilk/hindmilk imbalance y que si fuera así podía seguir dándole mi leche pero en teteros para que la bebé reciba de ¡ambas leches cada toma!. ¿Qué me recomiendan? ¡No quiero dejar de darle pecho! Y además que sólo coma 6 minutos por toma me preocupa ¿No es muy poquito? Espero su respuesta gracias.

Hola querida mamá, gracias por contactarnos. Esperamos poder ayudarte.

Mitos

En primer lugar quiero aclararte algunos mitos que manejas, para luego hablar u poco sobre el imbalance y cómo identificarlo, para finalmente, darte algunas recomendaciones para tu caso.

Como madres nos vemos sometidas a una gran cantidad de información diariamente, sobre todo en la actualidad, con el internet a nuestro alcance y con cientos de páginas webs que nacen diariamente.

Mi primer consejo es que busques siempre información certificada por algún organismo como la Organización Mundial de la Salud, la UNICEF y la Liga de La Leche.

trabajo

Heces del bebé lactante

Es muy normal que las heces de un bebé lactante, tengan consistencia líquida. Lo que no es normal, es el olor (debe oler a yogurt en caso de Lactancia Materna Exclusiva).

No es normal la presencia de gran cantidad de mucosidad en las heces.

Antecedentes de alergia

Quiero asegurarte que lo que tu comas no va a afectar directamente a tu bebé, a menos que éste tenga una alergia heredada a ciertos alimentos.

En estos casos, ya los padres o abuelos del niño son alérgicos a éste alimento y se recomienda desde un principio, evitar su consumo por parte de la madre.

Los alimentos más alergénicos son los frutos secos, pescados, mariscos y cítricos. Sin embargo, si no existe antecedente familiar de alergia, no existe razón para que tu hagas dieta vegana o sin lactosa o evites ningún alimento en particular.

Claro que lo que tu comes afecta tu leche, a veces hasta su color y sabor. Más sin embargo, el niño no se ve afectado negativamente por el consumo de alimentos por parte de la madre, a menos que sea extremadamente alérgico a alguno.

Imbalance o desbalance entre leche acuosa y leche grasosa

Hablemos sobre el imbalance o desbalance entre la «leche acuosa» y la «leche grasosa» que ocurre en muy contadas oportunidades.

De seguro has escuchado o leído que las madres producen dos tipos de leche:

  1. Leche inicial: la leche más acuosa que el bebé se toma al inicio de la toma, que tiene un menor contenido de grasa.
  2. Leche final: de alto contenido en grasa, más cremosa.

Estos términos pueden hacer que parezca como si los pechos producen dos tipos distintos de leche, lo cual no es el caso .

Las células productoras de leche en los senos en realidad producen sólo un tipo de leche, pero el contenido de grasa de la leche que se extrae varía de acuerdo con el tiempo que la leche ha sido recogida en los conductos y cuánto es drenada en el momento de la toma.

Lactancia

¿Cómo puede ocurrir esto?

La leche se fabrica en «Células productoras de leche». La grasa, se adhiere a las paredes de estas células mientras que la porción acuosa de la leche se mueve hacia abajo de los conductos hacia el pezón, donde se mezcla con la leche que quedó allí desde la última toma.

A medida que la cantidad de tiempo entre las tomas es más largo, la leche sobrante se diluye más. Esta «leche acuosa» tiene un contenido de lactosa superior y menos grasa que la leche almacenada en las células productoras de leche más arriba en la mamá.

Cuando el bebé comienza a alimentarse, lo primero que recibe es esta primera leche baja en grasa , que sacia su sed.

La succión del bebé desencadena reflejo de eyección de la leche de la madre, que exprime la leche y las células grasas que se pegan de las células productoras de leche en los conductos.

Esta leche final más alta en grasa se mezcla con la leche inicial,que es alta a la lactosa y el bebé recibe el alimento perfecto, con las calorías de grasa para el crecimiento y la lactosa para la energía y el desarrollo del cerebro.

Cuando la producción de leche es demasiado alta, el bebé puede llenarse con la leche inicial y luego tienen dificultad para digerir toda la lactosa que no llega a equilibrarse con la grasa. Esto se conoce como desbalance entre leche acuosa y leche grasosa o exceso de oferta.

amamantar

Intolerancia a la lactosa

¿Has escuchado que algunos adultos no toman leche porque son «intolerantes a la lactosa»?

La intolerancia es una condición médica que ocurre cuando el cuerpo ya no produce suficiente cantidad de la enzima lactasa, que es necesaria para digerir la lactosa, el principal carbohidrato de la leche.

La Intolerancia a la lactosa no es un problema para los bebés

Los bebés nacen con la capacidad de producir una gran cantidad de lactasa, porque dependen de la leche de su madre para la nutrición en el primer año de vida y necesitan la lactosa en la leche materna para el desarrollo de su cerebro.

La producción de lactasa disminuye a medida que los niños crecen, porque en el mundo de los mamíferos, la leche es un alimento para los bebés, no para los adultos.

Esto es por qué algunos adultos (especialmente los ancianos), se incomodan y llenan de gases cuando comen alimentos lácteos con alto contenido de lactosa, que sus cuerpos ya no pueden digerir.

La galactosemia

La verdadera intolerancia a la lactosa en los bebés se llama galactosemia, una enfermedad genética extremadamente rara (aproximadamente 1 de cada 30.000 nacimientos en Estados Unidos) que está presente desde el nacimiento y es mortal si no se trata.

Un bebé con este trastorno no ganaría peso y tendría claros síntomas de mala absorción y deshidratación. Aunque los bebés no son intolerantes a la lactosa por naturaleza, un alto volumen de lactosa puede abrumar el sistema digestivo de un bebé.

Cuando no hay suficiente lactasa para descomponer toda la lactosa, el exceso de lactosa provoca flatulencia y malestar, y frecuentemente heces verdes acuosas o espumosas.

Con el tiempo, grandes cantidades de lactosa no digerida pueden irritar el revestimiento de los intestinos de modo que incluso un poco de leche puede causar irritación.

En ocasiones, esto puede dar lugar a pequeñas cantidades de sangrado en las heces que pueden ser mal diagnosticados como alergia a los alimentos.

Errores de pediatras

Algunos pediatras diagnostican erróneamente intolerancia a la lactosa si hay azúcar sin digerir en las heces del bebé. Ocasionalmente, a las madres cuyos bebés están recibiendo un alto nivel de lactosa se recomienda disminuir la cantidad de productos lácteos en sus dietas de manera que habrá menos lactosa en la leche.

Esto no es, ni necesario ni útil, debido a que la cantidad de lactosa en la leche de una madre no tiene nada que ver con su dieta, su cuerpo los produce especialmente la mejor leche para el bebé.

Si llega a ocurrir que la limitación de los productos lácteos en la dieta de la madre mejora la condición del bebé, el bebé estaba probablemente reaccionando a las proteínas encontradas en la leche de vaca que pueden aparecer en la leche de su madre.

Resalto la diferencia entre la lactosa (un azúcar) y la caseína (una proteína).

doctor

¿Entonces, se presenta un desbalance entre la leche acuosa y la grasosa?

¿puede ser este tu caso? ¿Se presenta un desbalance entre la leche acuosa y la grasosa?. A veces una mamá puede producir más leche de lo que su bebé necesita.

Señales del bebé

Cuando una madre tiene más leche que su bebé puede manejar, podemos observar las siguientes señales:

  • El bebé llora mucho y es a menudo muy irritable y/o inquieto.
  • A veces bebé puede atragantarse o presentar tos durante la alimentación a pecho.
  • Puede querer morder el pezón mientras se alimenta.
  • Cuando e bebé se suelta, queda un chorro visible al aire, sobre todo al principio de una toma.
  • La mamá puede tener dolor en los pezones, sin lesiones aparentes en ellos.
  • Se arquea hacia atrás o se pone rígido durante la toma, a veces gritando o llorando intensamente.
  • La alimentación a menudo parecen como batallas, con el bebé alimentándose de manera irregular.
  • La lactancia puede ser corta, con una duración de sólo 5 o 10 minutos en total.
  • El bebé puede parecer tener una relación «amor -odio» con la teta.
  • Puede eructar o eliminar gases con frecuencia entre las comidas, con tendencia a regurgitar mucho.
  • Podría tener deposiciones verdes, explosivas y muy acuosas.
  • Los pechos de la madre se sienten muy llenos la mayoría del tiempo.

bebé

Los comportamientos infantiles descritos anteriormente son causados por una eyección muy fuerte de la leche, por sobre producción o por el desbalance del cual venimos hablando.

Con frecuencia pueden ser mal diagnosticados como cólicos, intolerancia a la lactosa, alergia a la proteína de la leche, reflujo, o hipertonía (tono muscular rígido).

Afortunadamente, muchas madres encuentran que el exceso de oferta se ajusta naturalmente a un nivel más manejable para el final del tercer mes del bebé.

Estrategias de ayuda

A continuación, te dejo las siguientes estrategias que pueden ayudarte:

Aliméntalo con un solo pecho por toma

Lo cual has venido haciendo, sin embargo, probemos hacerlo durante dos tomas seguidas. Esto  puede reducir tanto el volumen de leche total como la cantidad de lactosa que el bebé recibe, al tiempo que aumenta la cantidad de grasa.

Dale un solo pecho y si quiere comer de nuevo dentro de dos horas, ve cómo responde si continúas ofreciendo ese mismo lado.

En las dos tomas siguientes, ofrécele sólo la otra mama. Los senos deben disminuir gradualmente su tasa de producción de leche, porque se está retirando la leche con menos frecuencia.

Esto ayuda a regular la tasa de producción de leche para que coincida con las verdaderas necesidades del bebé, a la vez que reducen la cantidad de leche inicial y también asegura que el bebé está drenando completamente el pecho y cada vez recibe más de la leche final más alta en calorías.

mamá amamantando

Ordeñate un poco tu pecho

Antes de amamantar al bebé. Te puedes ordeñar manualmente o con extractor durante sólo unos pocos momentos (20-30 segundos o menos), lo suficiente para aliviar algunas molestias.

No te extraigas demasiado porque le estás enviando el mensaje a tus pechos de que hay más demanda y producen más leche.

Con estas dos técnicas, el problema debería mejorar significativamente. Prueba darle de un solo pecho durante tres tomas consecutivas y hasta cuatro, si  en una semana no mejora la situación.

Para aliviar tus senos congestionados, puedes usar compresas frías de repollo morado, son muy efectivas.

Bebé amamantando

Espero haber sido de ayuda, un abrazo de mamá a mamá.

Fuente: LLL Oversupply

Ing. Ivonne Vicuna, Asesora Certificada en Lactancia Materna

¡Tu opinión puede ayudar a otras mamás! Comenta acá

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.