¿Es saludable tener un amigo imaginario?

La maternidad y la paternidad además de ser una bella experiencia, está cargada de múltiples dudas. Una de ellas suele ser el tema de los amigos imaginarios. Los padres suelen hacerse preguntas cómo: ¿Es normal que mi hijo tenga un amigo imaginario? ¿Todos los niños tienen uno? ¿Por qué surgen? ¿Sirven para algo los amigos imaginarios? ¿A que edad nacen y cuanto duran? ¿Qué deberíamos hacer cómo padres?

Aquí encontrarás respuesta a todas estas preguntas, en base a la información dada por psicólogos.

¿Qué es un amigo imaginario?

amigo imaginario
Amiga imaginaria. Autor: Laksmi S. Briceño. R.

Según la investigadora Margaret Svendsen en un artículo sobre Los compañeros imaginarios de los niños (1934) el amigo imaginario es un personaje invisible, ficticio con aire de realidad pero aparentemente sin ninguna base objetiva y con una personalidad propia, la cual le permite actuar a voluntad. Con este personaje el peque puede jugar en un momento determinado, durar unos días, semanas o algunos meses, incluso puede ser nombrado en conversaciones o juegos con otras personas.

Cabe destacar que Svendsen en este concepto excluye completamente los juegos imaginativos en donde se personifica un objeto o en el que el propio niño asume el papel de alguna persona en su entorno (fuente, 1934).

¿Cómo son?

amigo

Los amigos imaginarios de los niños, en muchas ocasiones no tienen una forma aparente ante los ojos de las demás personas (fuente, 2014). No existe un patrón definido o uniforme para identificarlos (fuente, 1934). Pueden venir en parejas, pueden ser animales, manchas, fantasmas, personas, entre otros (fuente, 1993). Cuentan con un nombre propio, presentan rasgos físicos bien definidos y una personalidad característica (fuente, 2015).

Básicamente, es la naturaleza creativa del niño la que explica la alta fantasía que puede llegar a envolver a su amigo imaginario (fuente, 1993). Aquí puedes disfrutar de la linda novela de Matthew Dicks Memorias de un amigo imaginario (2012), cuyo pequeño prólogo dice así:

«Os voy a contar lo que sé: Me llamo Budo. Hace cinco años que estoy en el mundo. Cinco años es mucho tiempo para alguien como yo. Fue Max quien me puso ese nombre. Max es el único ser humano que puede verme. Los padres de Max dicen que soy un «amigo imaginario». Me gusta mucho la maestra de Max, la señorita Gosk. No me gusta la otra maestra de Max, la señorita Patterson. No soy imaginario.»

¿Es normal que mi hijo tenga un amigo imaginario?

amigo

Si es completamente normal que tu peque tenga un hijo imaginario.

A finales del siglo XIX fue que se comenzó a estudiar el fenómeno de la creación de amigos imaginarios. En esa época los estudios realizados, fueron basados en poblaciones de niños huérfanos o abandonados, indicando síntomas de posibles trastornos emocionales o mentales. Lo cual indicaba que cualquier niño que tuviese un amigo imaginario confundía la fantasía con la realidad (fuente, 2007fuente, 2014).

Cuando se analiza el concepto de amigo imaginario dado por Svendsen en 1934 que el hecho de que un niño pueda establecer una relación con un personaje que no tiene una base objetiva, pero tiene emociones y una personalidad definida, pudiese interpretarse cómo eventos alucinatorios. Sin embargo, la diferencia radica en que el propio niño le da a su amigo imaginario la función que él desea y siempre bajo su control, a diferencia de las alucinaciones que son pensamientos o eventos intrusivos (fuente, 2007).

Nuevos estudios

amigo

Gracias a los avances de las investigaciones realizadas por la psicología del desarrollo actual, se ha logrado dar una perspectiva menos patológica al tema de los amigos imaginarios, indicando que efectivamente los niños si son capaces de distinguir entre fantasía y realidad (fuente, 2014). Además, es importante destacar que estos personajes suelen aparecer entre los 2 y los 7 años aproximadamente, en donde el niño se encuentra en la etapa del desarrollo pre-operacional según la clasificación del Psicólogo Piaget.

Esta etapa se encuentra subdividida en el:

  • Periodo pre-conceptual o simbólico que abarca entre los 2 y 4 años de edad. Aquí el desarrollo del niño está marcado por el juego simbólico y la imagen gráfica que sería el dibujo. Ya el peque puede reconocer una organización en sus actos y en los desplazamientos de los objetos en el espacio (fuente, 1979). Por ejemplo: agarrar el teléfono e imitar que está hablando con otra persona (fuente, 2016).
  • Periodo intuitivo va desde los 4 a los 7 años aproximadamente. El niño tiene una visión de conjunto, emergiendo un estado pre-lógico que viene dado gracias a la intuición. Emite juicios sobre una determinada situación real, basándose en diferentes aspectos sucesivos pero de los cuales es incapaz de manejarlos de forma simultánea para poder encontrar una solución adecuada (fuente, 1979).

Aunque es cierto que los niños que presentan algún trastorno afectivo o emocional crean amigos imaginarios para brindarse compañía y consuelo, la mayoría de los niños que no presentan estos trastorno o los llamados niños «normales» los crean como expresión del juego simbólico (fuente, 2014).

¿Todos los niños tienen uno?

amigo

No. No todos los niños tienen un amigo imaginario. Sin embargo, se ha demostrado que en la edad preescolar existe entre un 30 y 65% de niños con amigos imaginarios (fuente, 2014 y fuente, 1993).

La imaginación es sumamente importante en la vida de los peques y esta entra en su mundo luego de cumplir su primer año, permaneciendo un tiempo considerable. La etapa preescolar es considerada la «temporada alta» del uso de la imaginación (fuente, 2018).

¿Para qué sirven?

amigos

Los amigos imaginarios pueden jugar un papel importante en el desarrollo cognitivo, emocional y social de los niños. Puesto que en estudios comparativos con niños sin amigos imaginarios y otros con amigos imaginarios se ha demostrado lo siguiente:

  • Pueden tener habilidades sociocognitivas más desarrolladas (fuente, 2018).
  • Tener mayores habilidades narrativas (fuente, 2009).
  • Ayudan a manejar la ansiedad, el estrés y algunos problemas sociales (fuente, 2018).
  • Aunque no se encontró una diferencia significativa respecto a las estrategias de afrontamiento en niños con amigos imaginarios y niños sin amigos imaginarios, se encontró que los peques con relaciones igualitarias con su amigo imaginario escogían estrategias de afrontamiento más constructivas cómo: resolución de problemas, negociación, autosuficiencia, autocrítica, adaptación y búsqueda de apoyo, a diferencia de los niños con amigos imaginarios con relaciones jerárquicas (fuente, 2018 y fuente, 2017).

Los niños comparten con sus amigos imaginarios situaciones que suelen estar muy cargadas emocionalmente: bien sea noticias novedosas, placenteras, humillantes, dolorosas, entre otras. Reflejan principalmente la reacción que tiene el niño ante actitudes de los padres, en especial las actitudes de disciplina (fuente, 1934).

¿Cómo padres debemos preocuparnos?

inseguridad

No. Cómo leíste anteriormente, el que tu hijo tenga un amigo imaginario es algo normal en ciertas etapas evolutivas del niño. Es importante que cómo padres actuemos de forma natural y con normalidad. Podemos conversar con nuestros peques sobre el tema, pero tratando de no participar ni estimular la existencia de su amigo imaginario (fuente, 2015).

Si se le permite al peque tener el tiempo necesario que requiere para madurar y crecer, estos personajes desaparecerán espontáneamente. Es simplemente una etapa pasajera que desaparecerás entre los 6 u 8 años (fuente, 2019). Cabe destacar que en algunos niños los amigos imaginarios pueden ser un poco más duraderos, tardando un poco más en desaparecer, y en ocasiones muy raras podrían seguir mateniéndolo durante la adolescencia (fuente, 2013).

¿Qué no debemos hacer?

A continuación te proponemos ciertas actitudes que sería recomendable no hacer ante el caso de que tu hijo tenga un amigo imaginario.

  • Ser respetuosos y no ridiculizar al peque.
  • No decir que el tener un amigo imaginario es una bobería, porque no se puede hablar con alguien que no existe.
  • Creer en tu hijo y no decirle que es un mentiroso, negando la existencia de su amigo imaginario.

¿Cuándo si es preocupante la existencia de un amigo imaginario?

inseguridad

Ante las siguientes razones te recomendamos consultar con tu médico o pediatra de confianza.

  • Si le genera alguna inquietud o malestar a tu hijito el tener ese amigo imaginario.
  • Si tu peque está completamente ensimismado con su amigo imaginario y depende completamente de él.
  • Cuando tu niño no juega con otros niños si no que solo quiere estar con su amigo imaginario.
  • Cuando el peque usa a su amigo imaginario para evadir sus responsabilidades, es decir, lo culpan de las cosas que no han hecho bien o han dejado de hacer. En estos casos es recomendable no discutir sobre eso sino más bien convéncerlo de que le diga a su amigo que lo ayude arreglar o hacer lo que tenía que hacer. Si no lo hace, debes ser serio y exigirle que cumpla con su deber (fuente, 2018).
  • Si tienes algunas sospechas de que tu hijo tenga dificultades en establecer el límite entre la fantasía y la realidad.
  • Cuando el niño comienza a tener conductas agresivas o violentas producto de su fantasía.
  • Si el niño es mayor de 7 años y presenta alguna de las conductas indicadas anteriormente.

amigo

Esperamos esta información te haya sido de utilidad. Con muchísimo cariño, Tu Equipo Editorial de PreguntaMama

Más información en: 

Giménez-Dasí, M., Pons, F., & Bender, P. K. (2014). Imaginary companions, theory of mind and emotion understanding in young children. European Early Childhood Education Research Journal, 24(2), 186–197. doi:10.1080/1350293x.2014.919778

Gleason, T. R., Jarudi, R. N., & Cheek, J. M. (2003). IMAGINATION, PERSONALITY, AND IMAGINARY COMPANIONS. Social Behavior and Personality: An International Journal, 31(7), 721–737. doi:10.2224/sbp.2003.31.7.721

SVENDSEN, M. (1934). CHILDREN’S IMAGINARY COMPANIONS. Archives of Neurology And Psychiatry, 32(5), 985. doi:10.1001/archneurpsyc.1934.0225011007300

Taylor, M., Cartwright, B. S., & Carlson, S. M. (1993). A developmental investigation of children’s imaginary companions. Developmental Psychology, 29(2), 276–285. doi:10.1037/0012-1649.29.2.276

Alvarez C., Angela; Orellano E., Eugenia. (1979). Desarrollo de las funciones básicas para el aprendizaje de la lectoescritura según la teoría de Piaget. Segunda parte. Fundación Universitaria Konrad Lorenz. Revista Latinoamericana de Psicología, vol. 11, núm. 2, , pp. 249-259. Bogotá, Colombia.

Yusuke MoriguchiNaoya Todo (2018). Prevalence of Imaginary Companions in Children: A Meta-Analysis

Portalatín Beatríz. (2019). ¿Por qué surgen los amigos imaginarios en la infancia? Madrid.

Benavides Delgado, Jaqueline. (2007). La Creación de Amigos Imaginarios en los Niños: ¿Un Problema Clínico?. Tesis Psicológica [en linea]. (2), 59-64 [fecha de Consulta 11 de Agosto de 2020]. ISSN: 1909-8391.

¡Tu opinión puede ayudar a otras mamás! Comenta acá

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.