Portabebés, ¿cómo elegir el más adecuado?

Un portabebés es un artefacto fabricado para llevar a los bebés, desde que son recién nacido si así se desea. Los portabebés se ha empleado durante siglos en diversas culturas. Existen diversos tipos y estilos, pero en todos el objetivo es llevar al bebé cargado, sin necesidad de utilizar nuestros brazos. Para muchos padres, esto resulta increíblemente práctico, pues les permite desarrollar otras actividades mientras mantienen cerca a sus bebés.

Esto además se relaciona con beneficios en el desarrollo de nuestros pequeños y, según algunos estudios, también puede tener efectos positivos sobre los cuidadores. Según muchos padres, portear a sus bebés les ayuda a generar un estrecho vínculo afectivo. Sin embargo, existen pocos estudios que demuestren este beneficio.

El uso de portabebés suele ser una decisión personal entre los cuidadores de un pequeño. Sin embargo, cuando la decisión está tomada se vuelve difícil encontrar una opción adecuada, pues en la actualidad existe una gran variedad de modelos, con características distintas.

Características generales de un portabebés

portabebés

Entre los portabebés más empleados a nivel mundial se encuentran los fulares y los de tipo mochilas. Estos cuentan con distintas características y equipamientos, que permiten llevar al bebé en la parte frontal, en la espalda o sobre un costado del cuerpo. En cualquier caso, como aseguran los expertos en salud de la Asociación Española de Pediatría (2015) los portabebés deben asegurar que los pequeños mantengan una posición adecuada de la cadera y contar con certificaciones adecuadas, en las que se indique que son ergonómicas.

De esta manera, se garantiza el desarrollo normal de las estructuras de la cadera, disminuyendo el riesgo de displasia. Un buen portabebés permite que las caderas queden abiertas, de forma que las piernas queden horcajadas sobre el cuerpo del portador. Esto garantiza que las rodillas del bebé se separen y apunten a direcciones contrarias, mientras los muslos se apoyan en el cuerpo del porteador.

Mochilas ergonómicas

portabebés

Las mochilas portabebés cuentan con una estructura suave y acolchada. En la mayoría de los casos, se llevan en la parte delantera, pero algunos modelos tienen la opción de ajustarse en la espalda o en el costado, sobre la cadera. Este tipo de portabebés es más rígido y suelen ser seleccionados para bebés que ya pueden sostener sus cabezas solos o niños de mayor edad.

Para elegir un portabebés, se debe pedir la asesoría de un especialista en salud para conocer el momento adecuado de usar un portabebés de tipo mochila, ya que en muchos casos estos vienen por tallas o con distintas capacidades de peso.

Portabebés de tela

portabebés

El otro gran grupo de portabebés, lo conforman aquellos que se fabrican a base de telas y pueden venir en varias presentaciones como los fulares, que son una tira de tela especial que se dobla sobre el cuerpo del porteador, con el fin de crear una especie de bolsa firme para poner el bebé. Entre ellos existen distintas opciones como los fulares firmes o rígidos (son tejidos en su mayoría) y los elásticos o semielásticos.

Este tipo de portabebés permite tensar y ajustar la tela de acuerdo a las medidas y peso de los niños. En el caso de los fulares rígidos, son en su mayoría tejidos con distintos tipos de materiales como algodón u otras fibras naturales. Los fulares elásticos, por su parte, se componen de fibras sintéticas o semisintéticas en el caso de los semielásticos. Estos últimos suelen preanudarse antes de colocar a los bebés en ellos, mientras que los de tipo rígido se anudan cuando el bebé ya se encuentra en la posición deseada.

Portabebés con anillos

Imagen de Joom
Imagen de Joom

Estos son conocidos también como bandoleras y se trata de una tira de tela que se ajusta a través de uno o varios anillos. Estos suelen usarse principalmente para llevar al bebé sobre la cadera, ya que su peso se mantiene sobre un solo hombro. Sin embargo, pueden ajustarse para llevar al bebé sobre el pecho o en el dorso. Las bandoleras con anillos se emplean mucho en bebés de bajo peso y recién nacidos, puesto que estos van apoyados sobre solo uno de los hombros del porteador.

Mei Tais

portabebés

Los Mei Tais son portabebés de origen asiático, en los que se emplea una sección de tela rectangular como base para llevar al bebé. De esta sección se despliegan las tiras que serán ajustadas en el porteador. Las tiras pueden amarrarse o contar con broches ajustables. Al igual que otros portabebés de tela, pueden utilizarse en la espalda, los costados y sobre la parte frontal del cuerpo.

¿Cómo debe ir un bebé en el portabebés?

portabebés

En trabajos como el de Young y colaboradores (2021), se expone que el porteo de bebés es una práctica antigua y que se relaciona con diversos beneficios neurológicos y del desarrollo en los bebés, además de fomentar el apego seguro. Sin embargo, para aprovechar los beneficios que ofrecen los portabebés, es necesario conocer las medidas de seguridad y el empleo de prácticas seguras.

Sobre el uso de portabebés, se han desarrollado una serie de medidas conocidas como principios TICKS, que son las siglas en inglés de:

  • Ajustado (Tight), ya que se debe garantizar que el bebé se encuentre adecuadamente ajustado sobre el portabebés, para evitar que se caiga o desplome sin el apoyo adecuado.
  • A la vista (In view at all times), este principio se aplica especialmente en bebés pequeños e indica que debemos tener siempre a la vista la cara de nuestros hijos. Además, esta no debe estar cubierta por el arnés u otra estructura del portabebés, ni por alguna parte de nuestro cuerpo.
  • Suficientemente cerca para besar su frente (Close enough), sea cual sea el tipo de portabebés que se emplee, el bebé debe quedar lo suficientemente cerca de la barbilla del porteador, como para que este alcance a darle un beso en la frente.
  • Mantener la barbilla del bebé fuera del pecho (Keep chin off). Una de las medidas de seguridad más importante es que la barbilla del bebé se encuentre levantada y alejada de su cuerpo. Es decir, que su cara no se mantenga acurrucada sobre su propio pecho, ya que esto podría restringir su respiración.
  • Espalda apoyada (Supported back). El apoyo sobre la espalda del bebé también resulta fundamental. Esta debe mantenerse en una posición natural, formando una especie de C. Además, su pecho y área abdominal deben estar sobre el cuerpo del porteador.

Medidas de seguridad y recomendaciones

cargadores

Además de los principios mencionados, existen otras medidas generales de seguridad que deben cumplirse al momento de llevar a un niño sobre un portabebés. Algunas instituciones de salud y gubernamentales como el Servicio de Cuidados Infantiles de Canadá, indica medidas como:

  • Mantener vigilado al bebé, en especial si se trata de un recién nacido o bebés menores de 4 meses.
  • Comprobar que el portabebés mantenga su integridad, es decir, que no tenga desgastes en las costuras o bases principales. En caso de usar fulares u otros portabebés de tela, se debe garantizar que el material sea de buena calidad y que los nudos estén adecuadamente ajustados.
  • Pedir ayuda de ser necesario, al momento de colocar al pequeño sobre su respectivo portabebés.
  • En temporadas muy calurosas, asegurarse de que el bebé no se encuentre sofocado.
  • Evitar portear a un bebé cuando se llevan a cabo actividades de riesgo como montar bicicleta, consumir bebidas o alimentos calientes o cocinar.

Beneficios del uso de portabebés

portabebés

Aizreena Azaman y colaboradores (2017) explican que el uso de portabebés se debe centrar en cubrir las necesidades del bebé, pero además, debe ofrecer beneficios para los padres. El porteo ergonómico de los bebés, permite establecer un apego temprano y seguro en los pequeños. Además, garantizan la protección, así como la estabilidad de las caderas, espalda y cabeza de los niños al momento de ser llevados por sus padres.

Asimismo, en los últimos años se han fabricado modelos de mochilas ergonómicas, fulares y otros tipos de portabebés que ofrecen grandes beneficios sobre la postura y estabilidad de los porteadores. Estos garantizan la protección de las articulaciones de los hombros y la pelvis.

Por otro lado, Riem y su equipo (2021) han estudiado el efecto de la utilización de portabebés sobre la respuesta hormonal y conductual de los padres. En dicha investigación se registró que existen cambios en la reactividad neural de los porteadores frente al llanto de los bebés. En otras palabras, los padres primerizos que han mantenido contacto físico con sus hijos mediante el porteo seguro, pueden desarrollar una mayor atención y percepción sobre las señales de sus bebés, lo que ha facilitado en muchos casos la transición hacia la paternidad.

Riesgos de los portabebés

cargadores

Además de sus beneficios, el uso de portabebés se asocia a algunos riesgos. Estos se relacionan principalmente con el empleo inadecuado de dichos artefactos, por lo cual resulta imperante conocer y aplicar las normas de seguridad.

También se recomienda buscar la asesoría de expertos en la salud infantil y personal médico, para conocer cuáles son las medidas específicas que se deben tomar, según las características propias de cada bebé. Esto resulta especialmente relevante si se trata de un niño prematuro, con bajo peso o alguna condición especial de salud.

Grynkiewicz-Bylina y Rakwic (2019) indican, además, que los portabebés que no se encuentran debidamente probados por las comisiones de seguridad internacional, representan artículos de riesgo. Por eso es importante elegir opciones aprobadas por expertos, en los que se garantice una estructura segura, además de proporcionar apoyo y resistencia dinámica.

 

Más información

Los cargadores de bebé ¿Son buenos o malos?

¿Es malo que mi bebé solo quiera estar en mis brazos?

¿Por qué es importante cargar al bebé?

 

Asociación Española de Pediatría. (2015). Porteo de los bebés. En Familia AEP

Azaman, A., Mat Isa, N. A., Mat Dzahir, M. A., & Khor, K. X. (2017). Effects of Baby Carrier on Wearer’s Posture Stability. Journal of Mechanical Engineering (JMechE), (1), 107-118.

Grynkiewicz-Bylina, B., & Rakwic, B. (2019). Testing the structural strength of baby carriers. Journal of Machine Construction and Maintenance-Problemy Eksploatacji.

Infant Care Services. (2014). Baby sling and carrier safety. Government of Canada

Riem, M. M., Lotz, A. M., Horstman, L. I., Cima, M., Verhees, M. W., Alyousefi-van Dijk, K., … & Bakermans-Kranenburg, M. J. (2021). A soft baby carrier intervention enhances amygdala responses to infant crying in fathers: A randomized controlled trial. Psychoneuroendocrinology, 132, 105380.

Young, J., Cole, R., Beane, T., & Thompson, J. Keeping baby close and safe: Awareness of the safe use of slings and baby carriers. In ISA-ISPID Digital Conference.

¡Tu opinión puede ayudar a otras mamás! Comenta acá

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.