Mi bebé de 13 meses no acepta comida

Pregunta completa: Buenas noches, mi bebé tiene ya 13 meses y casi no come nada ni sólido, ni puré. Lo que hoy le gusta, mañana no y es todo un reto que coma tres o cuatro cucharadas. Pesa 10,5 kilos mide 76 cm. Mi pediatra me dice que sea creativa y que lo siga intentándolo. Sin embargo, no he logrado que pase de la leche con cereal, algún yogur ocasional o compota, pan y galletas. No deja siquiera que le acerque la cuchara a la boca, enseguida vira la cara o da manotazos para alejarme. No sé qué hacer con la comida.

Respuesta:

Hola querida mamá, gracias por escribirnos y plantearnos con confianza tus inquietudes. Esperamos que pronto puedan pasar este difícil periodo, pues comprendemos la angustia que debes sentir cuando tu hijo no acepta alimentos. A continuación te dejamos información que te ayudará a comprender por qué tu hijo no acepta alimentos y qué puedes hacer para mejorar la situación.

comida

Taylor y Emmett (2019) indican en su investigación que el rechazo a la comida es un comportamiento común en la primera infancia y se relaciona con una variedad de causas. Es por ello que no existe una definición universal para los niños quisquillosos al comer o “picky eaters” ni se ha desarrollado una herramienta para identificar cuando un niño presenta esta condición. Sin embargo, se ha determinado que existen factores que permiten disminuir el riesgo de que un niño desarrolle conductas de rechazo, como el suministro de alimentos frescos y proveer la misma alimentación que el resto de la familia. Una de las mejores estrategias para motivar a un niño a que adquiera hábitos alimenticios sanos y adecuados, es ofrecer un ambiente saludable y positivo a la hora de comer, haciendo de este momento uno familiar y social, donde todos compartan la misma comida.

Por otro lado, Byrne y compañeros (2016) indican que es común que los niños pequeños reciban pequeñas cantidades de comida y, en ocasiones, no coman nada de lo que se les ofrece. Sin embargo, es importante siempre ofrecer alimentos nutritivos y saludables, entendiendo que es el bebé quien decide cuánta comida ingerir. Además, no se puede determinar si un niño tiene problemas para comer evaluando un día o una comida en particular, sino su comportamiento en el lapso de al menos una semana.

Posibles Causas del rechazo a la comida de mi bebé

comida

Algunas de las razones asociadas a este comportamiento son la dificultad para alimentarse a una edad temprana o retraso de la alimentación complementaria (más allá de los siete meses). Además, algunos estudios indican que cuando un niño no se expone a alimentos con textura sólida o grumosa cuando se empieza la alimentación complementaria, tienen mayor probabilidad de ser niños quisquillosos para comer. La presión para que el niño coma y la angustia de los padres suelen ser factores que agravan la situación, puesto se suelen generar altas expectativas que no se terminan cumpliendo.

Duración de ese comportamiento

comer

El comportamiento quisquilloso en los bebés suele perdurar hasta alrededor de los tres años. En el estudio de revisión de Taylor y Emmett (2018), indican que las razones o causas de que un niño sea exigente al comer y rechace frecuentemente los alimentos se asocian a tres fases distintas en su vida: el desarrollo embrionario, la alimentación temprana y las prácticas alimenticias de la familia. En primer lugar, algunos estudios han señalado que algunos factores durante el embarazo, como que la madre fume, parecen incrementar la probabilidad de que el niño desarrolle actitudes negativas al alimentarse o se vuelva muy sensible a ciertos sabores y alimentos. Asimismo, existen factores genéticos pueden hacer que los niños tengan un alto rechazo natural a ciertos sabores como al amargor, lo que interfiere con la aceptación y consumo de alimentos como las verduras en el primer año de edad.

Por otro lado, el periodo donde se ofrecen los primeros alimentos diferentes a la leche materna o fórmula, juega un papel primordial en el comportamiento y relación que desarrolla el bebé frente a los alimentos; los niños a los que se les ofrece solo alimentos líquidos o cremosos y, se les retrasa el consumo de texturas grumosas y sólidas, suelen tener problemas para aceptar dichos alimentos durante el segundo año de edad. Otro de los grandes factores de riesgo es el tipo de hábitos alimenticios que mantiene la familia, ya que los bebés aprenden principalmente mediante el ejemplo, querrán imitar las conductas alimenticias de sus padres y demás miembros principales de su núcleo principal.

En otras palabras, si sus cuidadores no suelen consumir una dieta variada y nutritiva, es poco probable que el niño acepte este tipo de dieta, pues no es lo que observa que consumen las personas de su entorno. Otros factores relacionados con la interacción entre los padres y sus hijos afectan la conducta de estos últimos frente a los alimentos.

Consecuencias de que un niño sea muy quisquilloso para comer

comida

El que un niño sea muy quisquilloso al comer puede generar consecuencias a largo plazo, como una distorsión en la ingesta de nutrientes a mayor edad, además de déficit de algunos nutrientes como hierro y el zinc, debido a que tienen una baja ingesta de carne, verduras y frutas. Por otro lado, el consumo limitado de fibra (frutas y verduras) ocasiona estreñimiento de manera frecuente en los niños quisquillosos para comer. Además, si el problema se vuelve muy grave, los niños pueden tener dificultades en su desarrollo, asociado a la malnutrición.

En la mayoría de los casos, esta situación se resuelve sola mientras los padres sigan las pautas adecuadas de ofrecer alimentos sanos y nutritivos a su bebé, que luego de varios intentos comienzan a aceptarlos. Sin embargo, en algunas ocasiones se requiere de la intervención de profesionales como nutricionistas, asesores y otros médicos especialistas.

Ideas para ofrecer nuevas opciones

comida

Es muy normal que los padres sientan mucha angustia y frustración cuando sus hijos no aceptan el alimento que se les ofrece. En la mayoría de los casos, se suele pensar que los bebés no serán capaces de aceptar más que un par de opciones de comida. Sin embargo, tal como te indica la pediatra, la persistencia y continuar insistiendo representan la clave fundamental para que tu bebé acepte nuevas y variadas opciones de alimentos.

Ofrecer un ambiente positivo a la hora de comer

comida

Ofrecer un ambiente positivo a la hora de comer es una de las mejores ideas para que tu bebé comience a desarrollar una buena alimentación con los alimentos. Los editores del portal Raising Children (2020) indican lo siguiente:

  • La hora de la comida debe ser un momento social, familiar y consistente de todos los días. Independientemente de la hora y el número de miembros de la familia que se encuentren en casa, lo mejor es que todos se sienten juntos a compartir este momento.
  • Es importante demostrar mediante el ejemplo lo mucho que disfrutas tu comida, que debería ser la misma que le ofreces a tu pequeño.
  • Puedes involucrar a tu pequeño en el proceso de preparación de los alimentos, para que se sienta más familiarizado, dejando que te pase o lave los alimentos, para que los vaya conociendo.
  • En el momento de la comida, tu bebé debe estar tranquilo y despierto. Si tu bebé se siente somnoliento, cansado, irritado o necesita un cambio de pañal, es poco probable que acepte de buena manera los alimentos.
  • Muchos expertos recomiendan establecer un tiempo límite para intentar que tu bebé acepte cada comida. Luego de transcurrido este tiempo, se aconseja dejar de insistir para que el bebé tome los alimentos y, esperar el momento en que vuelva a mostrar señales de hambre para volver a ofrecer la comida. Si tu bebé acepta la comida, entonces se les deja comer sin medir el tiempo.
  • Resulta valioso evitar los regaños o castigos cuando el bebé no acepta un alimento, puesto que contrario a lo que deseamos, comenzará a asociar dicho alimento con algo negativo.
  • También es importante evitar ofrecer opciones poco saludables como un intento de que acepte algo de comer, puesto que comenzará a asociar la comida saludable con algo aburrido y negativo y, las opciones poco nutritivas o “comida chatarra” con un premio, prefiriendo estas últimas opciones sobre una dieta saludable.

Ofrecer regularmente nuevas y variadas opciones

bebé comiendo

Los expertos indican que se requieren hasta más de 20 intentos para que un bebé acepte finalmente un alimento en una determinada presentación. Asimismo, se recomienda presentar una opción en diversas presentaciones: por ejemplo la zanahoria puede ofrecerse cruda (rallada), cocida en bastones, en crema o al vapor.

Nuevamente te recordamos la importancia de que el bebé observe que todos en su familia se encuentran consumiendo lo mismo que se le ofrece a él. Mantener hábitos saludables en la familia, además de tener una dieta variada, puede hacer que tu bebé se vuelva más receptivo a probar nuevos sabores y texturas. Los nuevos alimentos se deben ofrecer junto a los alimentos que el ya conoce y acepta. Cuando el bebé se niega rotundamente a probar algo, se debe esperar alrededor de una semana para volver a ofrecerlo.

Respetar las señales de saciedad

bebé comiendo

Cuando se les obliga a los niños a consumir los alimentos se crea un sentimiento natural de rechazo a dichos alimentos. Es por ello que se recomienda respetar los ritmos y señales de los bebés. Por otro lado, es fundamental comprender que alrededor del año de edad, los bebés quedan satisfechos con una pequeña cantidad de alimento. Resulta valioso reconocer y respetar las señales de saciedad para que además, el bebé desarrolle una buena relación con los alimentos. Por otro lado, si el bebé se muestra cansado e irritado, lo mejor será dejar de intentar darle de comer por el momento y esperar a que se encuentre más calmado y asertivo.

Dejar que el bebé manipule su propia comida y se alimente solo: Baby Led Weaning

bebé comida

En la actualidad, muchos padres optan por dejar que sus bebés manipulen solos los alimentos, siguiendo la técnica conocida como Baby Led Weaning. Gill (2011), indica que esta metodología implica, básicamente, ofrecer los alimentos en una presentación segura y adecuada para que el bebé los manipule y se alimente solo. De esta manera, los vegetales suelen ofrecerse al vapor y picados en bastones largos. Así, se sustituyen los purés, papillas y cremas tradicionales que son ofrecidas mediante cucharadas por los padres.

Para seguir esta metodología se deben seguir ciertas pautas de seguridad. Asimismo, se pueden ofrecer los alimentos de manera mixta, entre purés y presentaciones sólidas, de manera que ellos manipulen parte del alimento y, los cuidadores puedan ayudarle a comer. De cualquier manera, para llevar a cabo esta metodología se siguen las siguientes pautas principales:

  • El bebé come a la hora en que toda la familia se sienta a la mesa.
  • Se le ofrece la misma opción que al resto de la familia.
  • Se les deja manipular libremente el alimento con las manos, mientras aprenden a manipular los cubiertos.
  • Se les sigue ofreciendo leche (materna o de fórmula), como un complemento de la nueva dieta sólida.

Para concluir, es importante que chequees que tu bebé se desarrolla adecuadamente y sube de peso de manera regular. Si es así no debes preocuparte de que por ahora no acepte muy bien los alimentos y, como te recomendó ya su pediatra, debes seguir intentándolo, ofreciendo diferentes presentaciones todos los días y evitando las opciones poco saludables como galletas y otros alimentos dulces o ultraprocesados.

Más información en:

Alimentación complementaria: método baby-led weaning

Byrne, R., Jansen, E., & Daniels, L. (2016). Perceived fussy eating in children at 14 months of age and subsequent use of maternal feeding practices at 2 years-the NOURISH cohort [Conference Abstract]. Obesity Facts, 9(S1), 26-26.

Gill Rapley MSc RM, R. H. V. (2011). Baby-led weaning: transitioning to solid foods at the baby’s own pace. Community Practitioner, 84(6), 20.

Raising Children Network (Australia). (2020). Toddler not eating? Ideas and tips. 

Taylor, C. M., & Emmett, P. M. (2019). Picky eating in children: Causes and consequences. Proceedings of the Nutrition Society, 78(2), 161-169.

¡Tu opinión puede ayudar a otras mamás! Comenta acá

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.