¿Que son las crisis de crecimiento?

Las crisis de crecimiento o brotes de crecimiento, son situaciones por las que pasan todos los bebés y sus madres durante el trasncurso de la lactancia materna. Lamentablemente, muchas madres y familias desconocen las razones por las cuales ocurren, no las saben identificar, y terminan alimentando a su bebé por otros medios artificiales, por miedo a que su leche no sea suficiente o que sus hijos estén pasando hambre.

La lactancia materna es diferente para cada familia, cada mamá, cada bebé. Todo cambia de acuerdo a la dinámica familiar, costumbres, y estilos de vida. Sin embargo, hay aspectos que permanecen iguales para todos los bebés, y las crisis de crecimiento son unos de ellos.

¿Qué ocurre durante una crisis de crecimiento?

Las crisis de crecimiento ocurren cuando los bebés experimentan un crecimiento acelerado. Específicamente en las siguientes edades, se han identificado los síntomas en bebés (Aunque cada bebé es diferente):

  • Durante los primeros días. Cuando el bebé está recien nacido, la única forma que tiene de comunicar que tiene hambre, es a través del llanto. Luego, cuando come, debe mamar mucho para enviar al cerebro de su madre la señal de demanda de leche. De esta manera, la el cerebro de la madre, segregará prolactina y oxitocina, precursoras de la lactancia materna. La madre percibe una situación en la que el bebé llora y luego, mama demasiado, pareciendo no saciarse. Es por eso que es muy importante que la madres esté informada sobre estas crisis, y la importancia de permanecer junto a su bebé, amamantandolo a demanda (cuando el bebé manifieste hambre, sin horarios) y comprendiendo que esta sobre demanda es una situación pasajera que pronto cambiará.

    mamá con su bebé encima
    Durante estas crisis lo mejor es acompañar amorosamente a tu bebé
  • Al mes de vida, o quizás un poco antes (a las 3 semanas). Esta ocurre siempre. El bebé llora y puede llegar a presentar síntomas visibles de incomodidad. Las madres lo interpretan como cólico o dolor y comienzan a relacionar esto con algo que comieron, pensando que «algo le ha caído mal». Es importante para la madre no hacer dietas restrictivas. Nuestro cuerpo filtra muy bien lo que comemos y le deja al bebé solo lo mejor y nada le haría daño al bebé, excepto cuando existan alergias alimenticias heredables en la familia.
  • Al mes y medio (6 a 7 semanas). En este momento la mamá puede dejar de sentir los senos muy llenos y comienza a pensar que ya no está produciendo suficiente leche. Lo que realmente ocurre es que se ha equilibrado la demanda con la oferta y como la función d elos senos no es almacenar, sino producir en el momento de la demanda, la sensación de «senos vacíos» hará que la mamá sienta que ya no produce leche. Esta crisis de crecimiento se ve acentuada porque pueden comenzar las «peleas» del bebé con el pecho de la madre, cuando se necesita estimular un poco la producción. En estos casos es muy importante que la mamá sepa que es normal sentir los pechos un poco más flojos y que también es normal que el bebé «pelee» con la teta. Esta etapa pasará rápidamente y la lactancia volverá a la normalidad.
  • A los 3-4 meses. Esta crisis de lactancia es bastante significativa porque nuevamente la madre piensa que no produce la cantidad suficiente de leche. Ocurre que su bebé se ha vuelto un experto mamando y las tomas suelen acortartse en esta época. Lo que antes tomaba 40 minutos, fácilmente puede durar 10 minutos. Entonces, ocurre que la madre puede interpretar que se ha quedado sin leche o que produce poca. Es fundamental entonces entender que ya el bebé utilizará menos tiempo para comer y que todo está normal. A esta edad también ocurre que la madre siente sus pechos flácidos y piensa que ha dejado de producir leche. Sin embargo, ya sabiendo que es algo que naturalmente ocurre y que ya lo senos no necesariamente se sienten muy llenos, estará más tranquila.

    Bebe dormido en brazos d esu madre
    Por momentos tu bebé no querrá separarse de ti
  • A los 8 meses. Este es un momento muy importante en la vida de nuestro hijo, ya que no es sino hasta ahora, que comienza a identificarse a sí mismo como un apersona, o individuo, diferente de su mamá. Hasta este momento, el nivel de comprensión del bebé, no le permitía identificarse como una persona aparte. Por lo tanto, ahora comienza la llamada «Crisis por Ansiedad de separación». Tu bebé comenzará a querer estar contigo todo el tiempo, a no querer quedarse con más nadie y por supuesto, a mamar más de lo normal. Recuerda que la lactancia le ayuda a saciar su hambre fisiológica, pero ta,bién lo llena emocionalmente.
  • Al año de edad. La preocupación más popular a esta edad es «Mi bebé quiere comer solo teta» y es lógico por la siguiente razón: Justamente al año de edad, los bebés dejan de crecer de forma tan acelerada y más bien entran en una etapa de crecimiento lento. Necesitan menos calorías y ante la elección entre comida y pecho materno, preferirán el pecho. Como la lactancia cubre sus requerimientos alimenticios, pues no necesitarán y por ende no querrán comer otra cosa. Durante esta crisis, es aconsejable no forzar el niño a comer. Se recomienda proporcionar los aliemntos en forma agradable y divertida, dejando que el niño coma hasta la saciedad sin obligarle a comer más allá de eso, y por supuesto continuando con la lactancia materna.
  • Otras «crisis de crecimiento». A lo largo de su período como lactante, tu hijo presentará momentos en los cuales se pega mucho al pecho, pide teta a cada rato, e incluso durante las noches. Esta situación se vuelve angustiante para la madres, que necesita dormir y no puede. Estas crisis están asociadas a las emociones que experimenta el niño ante alguna de las siguientes eventualidades: Mamá está triste, mamá está enojada, nos mudamos a otra casa, estamos viajando, mamá me quiere destetar, mamá y papá pelean delante de mi, etc. Los grandes cambios para la familia, las emociones de todos, afectan al bebé. Los bebés naturalmente buscar confort en el pecho de la madre, originando a veces crisis de lactancia cuyo principal componente es emocional.

¿Que no hacer durante una crisis de crecimiento?

Lo más importante es entender que son momentos normales que van a ocurrir durante el período de lactancia. En ocasiones nos desesperamos y ante la más mínima impresión de que no producimos suficiente leche, intentamos complementar con fórmula artificial, acción que puede traernos problemas más serios, como cólicos, gases, estreñimiento, problemas intestinales de todo tipo, alergias e intolerancias.

Entonces es vital saber qu ante una crisis de crecimiento, no debemos administrar fórmula, sino acompañar con amor y paciendia a nuestro hijo en esta etapa. Después de todo, la lactancia es una vivencia preciosa, que nunca vuelve y constituye un regalo para toda la vida.

 

¡Tu opinión puede ayudar a otras mamás! Comenta acá

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.