¿Los bebés tienen pesadillas?

Pregunta completa: ¿Los bebés tienen pesadillas? Y si las tienen ¿cómo hacer para aliviarlos?

Respuesta:

Hola apreciada mamá, muchas gracias por dejarnos esta interesante pregunta, esperamos poder ayudarte con la siguiente información.

El sueño de los bebés es uno de los temas que más nos causa inquietud y, si este viene acompañado de episodios de llanto, puede convertirse en una verdadera angustia para los padres. Los bebés y niños pequeños pasan por distintas etapas de desarrollo, que incluyen la maduración del sistema nervioso. Algunas de estas etapas se relacionan con un cambio en el patrón y forma en que nuestros pequeños duermen.

¿Cuándo empiezan a soñar los bebés?

pesadilla

Los recién nacidos y bebés suelen dormir bastantes horas, las cuales consisten principalmente en el estadio de sueño REM. Durante dicha etapa, es posible que se reproduzcan muchos sueños, por lo que se podría afirmar que los bebés son capaces de soñar desde que son recién nacidos. Sin embargo, esta es una cuestión que no ha sido totalmente aclarada, por lo que resulta difícil saber cuándo empiezan a soñar los bebés ni de qué pueden tratarse dichos sueños.

La creencia general es que los bebés y niños comienzan a soñar alrededor de los 2 a 3 años de edad. No obstante, es probable que esto se relacione más con el hecho de que a dicha edad, los niños son capaces de expresarse mejor sobre las situaciones que viven. Preguntarle a un niño pequeño sobre si ha tenido algún sueño puede ser difícil, ya que el concepto y significado de los mismos son cuestiones bastante complejas.

¿Cómo saber si mi bebé está teniendo una pesadilla?

bebé durmiendo

Es normal que a muchos padres nos angustie y preocupe el llanto de los bebés, en especial si ocurren a la hora de dormir y de manera repentina. Como hemos mencionado, no ha sido posible determinar la edad en la que los bebés comienzan a tener sueños, pesadillas y terrores nocturnos. Los profesionales de Pediatric Patient Education (2022), estiman que algunas situaciones como las pesadillas comienzan a evidenciarse mejor alrededor de los 18 meses de edad, aunque son más comunes en niños entre los 2 y 4 años de edad.

Las alteraciones del sueño, como pesadillas y terrores nocturnos, ocurren durante las fases de sueño profundo y se describen como episodios de llanto y gritos repentinos. A pesar de que en algunas ocasiones resultan bastante inquietantes, solo bastaría con asegurarse de que nuestros pequeños se encuentran a salvo y esperar pacientemente que pase el episodio.

Los terrores nocturnos no suelen ser muy comunes en los bebés, aunque se han detectado desde alrededor de los 18 meses. En general, los llantos nocturnos se relacionan con otros factores como cólicos del lactante, hambre o algún malestar en etapas como la dentición. Las pesadillas y terrores suelen ser más comunes en la edad preescolar, y no suelen extenderse más allá de la adolescencia.

¿Debo consultar con un médico?

mamá preocupada porque su hijo no evacua

Las pesadillas no suelen representar un problema grave, siempre y cuando el bebé o niño exhiba un buen desarrollo y esas alteraciones del sueño no alteren ni interfieran con su rutina diaria. En caso de que estos episodios afecten otros aspectos como la alimentación, el crecimiento y sus actividades del día a día, puede tratarse de alguna otra condición como la etapa de dentición o presencia de dolor.

Es por ello que si notas que tu bebé se encuentra desanimado, ha perdido firmeza muscular y presenta llantos repentinos durante el día, lo mejor es que visites a un especialista médico para descartar algún problema de salud.

¿Pesadillas o terrores nocturnos?

pesadillas

Las pesadillas y terrores nocturnos son dos tipos diferentes de alteraciones del sueño. Una de las principales diferencias entre estas, es que si se trata de una pesadilla, los niños son capaces de recordar al menos algunas de las imágenes que vieron en el sueño. Por su parte, en los terrores nocturnos los bebés se despiertan y son incapaces de siquiera recordar que se encontraban llorando, ni por qué lo estaban haciendo.

Asimismo, los terrores nocturnos suelen ocurrir al poco tiempo de que los bebés se duermen y son episodios que solo ocurren una vez por noche, mientras que las pesadillas se presentan más tarde y pueden repetirse. En los terrores nocturnos, además, los bebés son incapaces de despertarse y pueden llorar o gritar de manera desconsolada, incluso con los ojos abiertos, pero estando totalmente dormidos.

Los expertos en salud pediátrica del Servicio Nacional de Salud del Reino Unido (2021), explican que entre las señales más comunes que indican que un bebé está teniendo un terror nocturno se encuentran:

  • Gritos y agitación.
  • Sudoración excesiva.
  • Aceleración del ritmo cardiaco.
  • Hiperventilación.
  • Ojos abiertos con aspecto vidrioso.

Cuando esto ocurre, es normal que queramos tranquilizarlos y consolarlos, pero nuestros pequeños no pueden responder ante esto porque siguen dormidos.

Causas de los terrores nocturnos y pesadillas

durmiendo

Una de las causas reconocidas de las pesadillas y terrores nocturnos son las actividades sobreestimulantes. En general, son aquellas actividades poco comunes que no forman parte de su rutina y que le exigen más energía de lo normal. Esto se relaciona además con el desarrollo del Sistema Nervioso Central durante los primeros años de nuestros hijos.

Por otra parte, si en la familia hay antecedentes de alteraciones como terrores nocturnos y sonambulismo, el bebé tendrá un mayor riesgo de padecer dichas condiciones. Ellington (2018), explica también que algunos factores como ciertos tratamientos farmacológicos (antidepresivos y otros medicamentos que afecten directamente el sistema nervioso), el cansancio extremo, estrés, un nuevo entorno de sueño, y carencia de rutinas de sueño, pueden aumentar la probabilidad de que los bebés sufran terrores nocturnos y pesadillas.

Patrón de sueño de los bebés

bebé

Autores como Gavin (2021), explican que el patrón de sueño de los bebés suele variar mucho durante los primeros años de vida. En el caso de los recién nacidos y bebés pequeños, las horas de sueño pueden extenderse hasta más de 15 horas diarias. La mayoría del tiempo que los bebés pasan dormidos, lo pasan en la fase de sueño REM, conocida como fase activa del sueño, que se caracteriza por movimientos oculares, sacudida de las extremidades, respiración irregular y, en ocasiones, llanto.

En los bebés, la transición entre las distintas fases del sueño suele ser repentina y corta, por lo que durante la noche, pasan gran parte del tiempo en el sueño REM, lo que puede ocasionar que se muestren algo inquietos. Es difícil definir si esto significa que están teniendo alguna pesadilla, o simplemente es la respuesta de su sistema nervioso ante el desarrollo normal de los patrones de sueño.

 

Esperamos que esta información te sea de utilidad para estar más tranquila. Te recomendamos asistir a los controles pediátricos y consultar todas tus dudas e inquietudes con el pediatra de tu pequeño.

 

Más información en: 

Pampers nos ayuda a entender el sueño de nuestro bebé

¿Los cambios en algunas rutinas afectan la salud mental de mi bebé?

Mi bebé no duerme corrido o completo.

¿Cómo cambiarle los hábitos de sueño a mi bebé?

Ellington, E. (2018). It’s Not a Nightmare: Understanding Sleep Terrors. J Psychosoc Nurs Ment Health Serv.

Gavin, M. (2021). Kids and Sleep .Nemours Children’s Health

Pediatric Patient Education (2022). Sleep Problems in Children. American Academy of Pediatrics

¡Tu opinión puede ayudar a otras mamás! Comenta acá

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.