¿Qué puedo ofrecer de comer a mi hijo de 2 años?

Pregunta completa: Buenos días…Quería saber que cosas le puedo ofrecer a mi hijo tiene 2 años y no quiere comer nada de carne, arroz, fideo, nada de nada. Muy rara vez por semana come comida de sal, pero si come ensalada de cualquier tipo, frutas solo bananas, uva y naranja que trato de ofrecerle todos lo días pero no se siempre que come… Desayuna y merienda te con leche, pan galletas y esas cosas… Desde ya muchas gracias.

Respuesta:

Hola querida mamá, nos alegra mucho que busques información sobre la alimentación de tu hijo, puesto que es un aspecto fundamental de su desarrollo. La creación de hábitos saludables en la alimentación durante la primera infancia resulta muy beneficiosa para reducir el riesgo de obesidad y otros trastornos alimentarios. Sin embargo, entendemos que manejar una situación en la que un niño se muestra muy quisquilloso para comer no es una tarea sencilla y, en muchos casos, se suele caer en prácticas poco eficaces y saludables con tal de que los pequeños coman.

Ofrecer una escasa variedad dietética puede ser un factor de riesgo de obesidad y problemas de malnutrición, es por ello que los profesionales de la salud deben apoyar a los padres, ofreciendo una guía eficaz y práctica para llevar a cabo en el día a día. Una vez que los padres han obtenido información valiosa y otras herramientas que les permite ofrecer opciones saludables y nutritivas sin morir en el intento, se convierten en el mejor aliado de los niños para que estos sean capaces de desarrollar hábitos saludables, tal como lo indican Fraser y compañía (2021) en su investigación.

Nutrición en los niños pequeños

bebé comiendo

En diversos estudios, como el de Riley y compañeros (2018), se resalta la importancia de implementar prácticas alimentarias saludables durante la primera infancia, que contribuirán a la salud general de los niños. Entre el primer y segundo año de edad, los niños comienzan a adquirir las habilidades motoras que les permitirá alimentarse por sí solos, lo que se relaciona también con el desarrollo de preferencias; en otras palabras, es la época en que comienzan a discernir sobre si aceptan o rechazan un alimento.

Para mantener una buena nutrición en los niños de este rango de edad, se les debe seguir ofreciendo leche materna o de fórmula, aunque estas opciones pasan a ser el complemento de su dieta. Se deben evitar bebidas dulces y ofrecer principalmente agua o la leche que consume desde bebés. En general, no es necesario administrar suplementos dietéticos, hierro o multivitamínicos, al menos que por alguna condición particular los requiera, pues estos nutrientes deben ser adquiridos a través de una alimentación saludable y variada.

Según muchos expertos, las opciones alimenticias óptimas son alimentos frescos y mínimamente procesados, así como con concentraciones mínimas o cero azúcares procesados, grasas añadidas y sal. Con respecto a la nutrición de los niños pequeños, se sigue un principio fundamental en el que solo se encuentran involucrado el niño y sus padres, de manera que: los padres proporcionan el alimento, controlando el tipo de comida que se les sirve, mientras que es el bebé quien decide los alimentos que probará y la cantidad que consumirá.

¿Qué alimentos puede comer mi hijo?

comida

Los niños de dos años pueden consumir básicamente cualquier alimento, por lo que es el momento en que se les puede ofrecer las mismas opciones que come el resto de la familia. En este sentido, debes saber que si en la familia se sigue una dieta nutritiva y variada, el bebé por defecto deberá aceptarla sin mucho problema.

Es importante ofrecer todos los grupos de alimentos y en presentaciones variadas. La proteína animal puede obtenerse no solo de la carne, sino de algunos productos lácteos (pasteurizados), huevo, pollo y pescado. Asimismo, existen fuentes vegetales de proteínas como las legumbres, frutos secos y alimentos de hojas verdes como la espinaca. La grasa puede ser añadida a los alimentos, rociando aceite de oliva, de coco, de girasol, entre otras opciones saludables, a los alimentos que le ofreces, o bien aportando grasas animales (como manteca) y algunos frutos ricos en grasas saludables como el aguacate o palta.

Resulta valioso que en cada comida principal y en las meriendas se ofrezcan siempre opciones saludables, como frutos secos o alimentos frescos, antes que opciones ultra procesadas y con altas concentraciones de azúcar, pues los bebés suelen crear rápidamente una especie de predilección por estas opciones poco saludables.

Ofrecer los alimentos en diversas presentaciones también resulta una táctica muy valiosa. El arroz, por ejemplo, puede ofrecerse suelto, en bolitas o en croquetas si se mezcla con un poco de huevo y se lleva a la plancha. La proteína animal también puede ofrecerse como croquetas, lo que resulta una buena opción porque además los niños pequeños son capaces de manipularlos por sí mismos y familiarizarse con los alimentos, lo que facilita posteriormente su aceptación.

Desayunos

comida

En diversas plataformas como la página del Servicio Nacional de Salud del Reino Unido (2019), se ofrecen variadas opciones de menús para niños pequeños. En el caso de los desayunos, se recomienda ofrecer:

  • Cereales sin azúcar y poco procesados, mezclados con frutas y yogurt o leche pasteurizada.
  • Panqueques de fruta. Puedes hacer panqueques básicamente de cualquier fruta, en especial frutas dulces como la banana madura y manzanas. Estas se licuan con un poco de harina (opcional) y huevo y se lleva a un sartén a fuego medio.
  • Tostadas con puré de banana o mantequilla de frutos secos, así como mermeladas. Las mermeladas pueden endulzarse con fructosa y otros endulzantes naturales como azúcar de coco, azúcar morena o emplear frutos dulces para endulzar, como dátiles y piña madura.
  • Las tortillas de huevo también resultan una opción saludable y versátil en los desayunos. Estas se pueden acompañar de frutos frescos como tomate o fresa y dedos de pan tostado.

Almuerzos o Comida principal

comida

Para el almuerzo las opciones pueden ser incluso más variadas y dependen de muchos factores como las características y dinámicas de la familia, así como su cultura.

Como mencionamos antes, la proteína puede ofrecerse en variadas presentaciones, como trozos de carne y pollo, croquetas de hígado de pollo, croquetas de pescado, legumbres en sopa o cocidas, entre otros. Para realizar las croquetas, procesas o licuas la proteína cocida previamente y la mezclas con alguna harina de tu preferencia y pocos aliños. Esta mezcla se amasa hasta obtener una consistencia firme. Luego se le da forma y se lleva a un sartén engrasado donde se deja dorar bien.

De igual manera, el arroz y la pasta pueden procesarse y armas en distintas formas, como esferas pequeñas, deditos de arroz y pasta, o sueltos en el plato. Siempre es bueno mezclar los alimentos que ya acepta con los que deseas que comience a probar. De esta manera, si solo acepta pan, puedes ofrecer alguna opción como el pan de pita o chapatti con verduras picadas y deditos de alguna de las proteínas mencionadas.

Cenas

comida

En las cenas puedes ofrecer purés de legumbres como garbanzos y algunas verduras al vapor, como el coliflor. También puedes realizar al horno un pastel de carne, acompañado de una ensalada de vegetales frescos. Los pescados como el salmón pueden ofrecerse en puré o en cuadritos y se pueden acompañas con papas, batata dulce, brócoli y palitos de zanahoria o calabacín.

Meriendas

7 meses

En las meriendas puedes ofrecer frutas frescas picadas en figuras que llamen su atención, además de galletas bajas en azúcar, cereales poco procesados, yogurt, helados caseros de fruta, panqueques, entre otros. Puedes alternar en ocasiones con opciones comerciales, pero trata de elegir las marcas más saludables, con bajas concentraciones de conservantes y azúcares.

Alimentos que es mejor evitar

dulce

Las bebidas artificiales tienen un alto contenido de azúcares procesadas, por lo que se deben evitar, al igual que la comida rápida y ultra-procesada. Además, no se recomienda dar meriendas comerciales como patatas fritas y otras frituras empaquetadas, dulces y galletas. Estos no solo crean una especie de adicción por parte de los bebés, que terminan rechazando las opciones saludables, sino que contienen una gran cantidad de sustancias como conservantes, colorantes, saborizantes artificiales y azúcares que son perjudiciales para el organismo.

Consejos para que mi hijo se alimente mejor

comiendo

Para algunos padres y sus hijos, la hora de la comida puede convertirse en un campo de batalla. Lo mejor que podemos hacer para evitar estos malos ratos, es ofrecer siempre un ambiente calmado y acogedor a la hora de la comida. Dejar que tu bebé comience a explorar por sí mismo los alimentos es una buena estrategia, ya que al familiarizarse con las opciones que le ofreces mediante el tacto, la vista y demás sentidos, será más probable que los acepte con más confianza.

Asigna su propio plato de comida, donde proporcionaras una buena porción de cada alimento y le darás la oportunidad y el tiempo para que él solito se atreva a probarlas. Esto puede resultar en un pequeño desastre y suciedad en la ropa y la cocina, pero representa una de las mejores técnicas para motivar a tu bebé a desarrollar una buena relación con los alimentos.

Es importante que siempre estés allí y le ofrezcas tu ayuda en caso de que la necesite y solicite. Si tienes la posibilidad, puedes integrarlo a la mesa y que toda la familia se alimente al mismo tiempo, demostrando cuánto disfrutan de su comida. Esto no solo mejorará la aceptación hacia los alimentos, sino reforzará el vínculo familiar.

¿Qué puedo hacer para animarlo a consumir alimentos sólidos?

comer

En diversas fuentes como la Unicef, se ofrecen varios consejos para que los padres motiven a los niños a probar alimentos sólidos y nuevos. El primero de ellos es asegurarse que el niño tiene apetito a la hora de comer; para ello se debe evitar el picoteo o múltiples meriendas entre las horas de comer. Lo mejor es establecer horarios fijos y respetarlos, pues de esta manera se garantiza que a la hora del almuerzo o la cena, el niño tenga un buen nivel de apetito y se muestre más asertivo con los alimentos.

También puedes mezclar alimentos que le gusten con nuevas opciones cada día. No te desanimes si al principio no se atreve a probarlos, la clave es seguir insistiendo, ofreciendo opciones variadas, llamativas y saludables.

No lo obligues a comer ni lo amenaces o castigues si no lo hace, pues esto puede producir una aversión seria hacia los alimentos.

Si no come las opciones que le ofreces, no caigas en la tentación de ofrecer comida poco saludable, aunque le guste. Recuerda que la que provee los alimentos eres tú y es tu responsabilidad ofrecer opciones saludables. Si en un determinado momento no quiso comer, puedes dejarlo y volver ofrecer los alimentos después de un rato, cuando se encuentre más calmado.

Recuerda, todo es cuestión de un poco de paciencia y mucha perseverancia.

 

Más información en:

Mi hijo de 2 años es complicado a la hora de comer ¿qué hago?

Mi bebé de 1 año no quiere comer ¿qué puedo hacer?

Mi bebé de 13 meses no acepta comida

Mi hija no come, ¿Que hago?

Fraser, K., Markides, B. R., Barrett, N., & Laws, R. (2021). Fussy eating in toddlers: A content analysis of parents’ online support seeking (comer). Maternal & Child Nutrition, 17(3), e13171.

NHS (2019). Baby and toddler meal ideas (comer).

Riley, L. K., Rupert, J., & Boucher, O. (2018). Nutrition in toddlers (comer). American Family Physician, 98(4), 227-233.

Unicef. Feeding your baby: 1–2 years (comer).

¡Tu opinión puede ayudar a otras mamás! Comenta acá

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.