¿Cómo saber si mi bebé tiene vómito o reflujo?

Pregunta completa: Hola, tengo un bebé de 5 meses, hace unas 2 semanas ha estado vomitando (unas 3 veces al día aproximadamente) y los gases que expulsa son malolientes ( a mi parecer es como olor a leche algo así) en sus primeros 3 meses no vomitaba como ahora, me preocupa un poco . Espero me puedan ayudar con alguna respuesta.

Respuesta:

Hola querida mamá, lamentamos que te encuentres preocupada por esta situación y esperamos que tu bebé se encuentre en perfecto estado. Sabemos que la salud de nuestros bebés es un aspecto que suele causarnos grandes preocupaciones, por lo cual mantenernos informados es una de las mejores herramientas. Por tal motivo, te dejamos información que puede resultar muy útil para ayudarte a resolver tus inquietudes. Primero que todo, es importante determinar si tu bebé se encuentra sufriendo de vómito real o reflujo gastroesofágico.

Según Consolini (2020), el vómito se puede definir como la subida y expulsión involuntaria del contenido digestivo. Este suele salir con cierta propulsión y tener un gran volumen, a diferencia de la regurgitación, que es en pequeñas cantidades y se expulsa mientras se alimentan o poco después.

Los vómitos suelen estar relacionados con algún trastorno o situación médica como virosis estomacal, mientras que la regurgitación puede considerarse común en los niños y es causada por distintos aspectos relacionados con la alimentación, como que el bebé se alimenta muy rápido, traga aire o consume más alimento del que soporta su cavidad gástrica.

Otra diferencia fundamental es que los vómitos pueden causar deshidratación, pues se pierden grandes cantidades de líquido. Además, suele estar acompañada con la falta de apetito y decaimiento general. Por último, aunque algunos médicos pueden referirse al reflujo como vómito, estos no son ocasionados por contracciones peristálticas gástricas, como es el caso del vómito verdadero. En otras palabras, el reflujo aparece sin esfuerzo aparente.

Reflujo gastroesofágico en bebés

vómito

Algunos expertos en salud infantil, como Cochran (2021), indican que el reflujo puede considerarse frecuente y normal en los bebés, en especial entre los 2 y 6 meses de edad. Estos se manifiestan como eructos húmedos que se presentan luego de ser alimentados. La frecuencia del reflujo disminuye en gran medida luego de los 7 meses de edad, cuando el sistema digestivo ha madurado correctamente. Hacia los 12 meses de edad, casi todos los niños que han presentado reflujo (85%) dejan de experimentarlo.

Además de esta condición común, existe una enfermedad conocida como enfermedad por reflujo gastroesofágico o ERGE, la cual causa complicaciones y debe ser diagnosticada y tratada por un experto en esta área de la salud (gastropediatra). En estos casos, además de las regurgitaciones, los bebés presentan otros síntomas como irritabilidad, rechazo al alimento, tos recurrente, sibilancia. Además, puede presentarse la apnea intermitente o arqueamiento de la espalda. Por otro lado, los bebés con ERGE suelen tener problemas con la ganancia de peso y, por el contrario, suelen perderlo a medida que pasa el tiempo.

Causas del reflujo

vómito

Según los profesionales del Servicio Nacional de Salud (NHS) del Reino Unido (2021), el reflujo puede ser ocasionado porque el esófago de los bebés no se ha terminado de desarrollar. Por esta razón, el alimento puede regresar con cierta facilidad desde el estómago hacia la boca, para ser expulsado. Sin embargo, esto no representa mayor problema, pues a medida que tu bebé crece, su esófago y las válvulas que evitan que el alimento se regrese hacia el mismo, se irán desarrollando.

Tratamiento

lactancia materna

El tratamiento para disminuir el reflujo gastroesofágico en bebés resulta relativamente sencillo. En principio, solo debe modificarse la manera en que se ofrece la alimentación a los bebés. Muchos profesionales de la salud recomiendan proporcionar tomas más pequeñas y frecuentes, para ayudar a mantener baja la presión en el estómago. Sin embargo, la medida más recomendada es continuar con la lactancia a libre demanda y modificar otros aspectos como la posición de amamantamiento, tal como indica Cochran, 2021.

Posición inclinada

lactancia

Una de las principales recomendaciones para disminuir el reflujo es mantener al bebé en posición erguida (sin sentarlos), por unos 30 minutos después de alimentarlos. En caso de que el bebé se duerma, debe siempre posicionarse de manera supina (boca arriba), ya que es la única posición recomendada por la OMS para dormir de manera segura.

Además, podrías intentar amamantarlo de una manera más inclinada, como en la postura de koala, que consiste en sentar al bebé de frente a nuestro pecho, con sus piernas cayendo a cada lado de nuestra pierna y sosteniendo su cabeza con la mano.

Tratamiento farmacológico

reflujo

En algunos pocos casos, en los que la posición y modificación de la postura no disminuyen el reflujo, será necesario indicar algún tratamiento farmacológico, en especial si el pequeño ha sido diagnosticado con ERGE. La mayoría de tratamientos son con inhibidores de la bomba protónica (IBP), bloqueadores de histamina-2 y medicamentos que promueven la motilidad estomacal e intestinal. Para emplear cualquiera de ellos, es necesario contar con la valoración y prescripción de un médico especialista.

Cirugía

percentil

Cuando los bebés han sido diagnosticados con ERGE y presentan complicaciones en su condición, puede ser necesario una cirugía, en la cual se presiona el esófago distal para permitir que se tense el esfínter o válvula esofágica inferior. De esta manera, el contenido estomacal no podrá devolverse con tanta facilidad hacia la cavidad esofágica. Aunque este tipo de operaciones son muy efectivas, se realizan en muy raras ocasiones y solo como última opción de tratamiento, según señalan expertos del Servicio Nacional de Salud del Reino Unido (2021).

¿Qué debo hacer si mi bebé vomita?

vómito

En caso de que tu bebé esté presentando vómitos verdaderos, estos podrían estar relacionados con gastritis virales, infecciones estomacales, alergia a algún alimento, tos, entre otros. Los editores de Schmitt Pediatric Guidelines (Seattle Children’s Hospital), 2022, explican que los vómitos deberían detenerse solos en un rango aproximado de 24 horas. En caso de que se prolongue mucho más que esto, podría relacionarse con causas graves como infecciones renales o estenosis pilórica. El vómito, a diferencia del reflujo, presenta riesgo de deshidratación.

Este síntoma puede estar dentro de la siguiente escala:

  • Leve: 1 a 2 veces por día.
  • Moderado: 3 a 7 veces al día.
  • Grave: Vomita más de 8 veces al día, cualquier alimento o líquido que consuma.

El nivel de gravedad se relaciona también con la duración, pues al principio de una enfermedad, los bebés vomitarán más frecuentemente, pero dicha frecuencia debe disminuir con el paso del tiempo. El principal riesgo de los vómitos es la deshidratación y, mientras menor sea el niño, mayor es dicho riesgo.

Señales de deshidratación

muerde

Las principales señales de la deshidratación, además de los vómitos recurrentes, es la falta de apetito, poco consumo de líquidos, pañales secos, orina muy oscura y poco frecuente (cada 8 horas o más), interior de la boca y labios secos, llanto sin lágrimas y ojos hundidos.

Cuándo acudir a emergencias

emergencia

Tal como indica Cronan (2018), se debe acudir de inmediato a un médico si un bebé se encuentra vomitando de manera recurrente y prolongada, además de tener:

  • Síntomas de deshidratación.
  • Vómito de color amarillo verdoso.
  • Vómito con sangre.
  • Vientre distendido (hinchado) y duro.
  • Irritabilidad extrema.

Esperamos que esta información te ayude a aclarar la situación con tu bebé y que no se trate de nada grave. Cuenta con nuestro equipo para darte apoyo y compartir todo el conocimiento que requieras.

 

Más información

Mi bebé tiene gases apestosos ¿debo preocuparme?

¿Es normal que mi bebé tenga reflujo?

Mi hijo tiene reflujo gastroesofágico ¿Qué hago?

Amamanto acostada y a mi bebé le sale leche por la nariz ¿es normal?

Mi bebé tiene mucho vómito ¿Qué hago?

Cochran, W. J. (2021). Gastroesophageal Reflux in Infants. Manual MDS 

Consolini, D. M. (2020). Vómitos en lactantes y niños. Manual MDS 

Cronan, K. M. (2018). First Aid: Vomiting. Nemours Children’s Health 

National Health Service (NHS). (2021). Reflux in Babies.

Schmitt Pediatric Guidelines LLC. (2022). Vomiting (vómito) (0-12 Months). Seattle Children’s hospital 

¡Tu opinión puede ayudar a otras mamás! Comenta acá

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.