Mi bebé recién nacido solo quiere estar en brazos, es muy agotador ¿qué hago?

Pregunta completa: MI bebé tiene 7 semanas de nacido y concilia bien el sueño, ni en la noche ni en el día llora mucho y solo quiere estar en brazos y que lo estén arrullando ,que me aconsejan es muy agotador.

Respuesta:

Hola querida mamá, muchas gracias por plantearnos esta inquietud tan importante. Comprendemos y validamos tu agotamiento.

Los primeros meses con nuestros bebés suelen estar llenos de una gran cantidad de emociones y rutinas nuevas. Esto comúnmente suele provocarnos un gran agotamiento físico y mental, por lo que saber reconocer nuestro cansancio y ser capaces de pedir ayuda resulta fundamental, en especial durante las primeras semanas de vida de nuestros pequeños.

Para empezar, es necesario tener en cuenta que nuestros bebés provienen de un ambiente muy diferente al mundo exterior. En nuestro útero, los bebés se encuentran bajo condiciones muy estables y constantes, como la temperatura y el espacio que los mantiene sintiéndose seguros y confortables. Una vez que nacen, deben lidiar con este nuevo entorno, en el cual debe comenzar a regular su propia temperatura y a familiarizarse con las nuevas condiciones físicas.

Es por ello que resulta completamente esperable y normal, que los bebés quieran ser arrullados y cargados la mayoría del tiempo, pues los brazos de sus padres le confieren el calor y contención que tenían en el vientre materno.

¿Por qué mi bebé solo quiere estar en brazos?

Llorar y pedir los brazos de sus cuidadores son comportamientos innatos de los bebés. Se trata de una condición que les garantiza la supervivencia, pues los bebés humanos son totalmente dependientes del cuidado parental.

En otras palabras, llorar y exigir ser cargados es la manera en la que los recién nacidos han logrado sobrevivir desde que la especie humana apareció. De igual manera, las madres poseen también mecanismos y comportamientos innatos que le permiten responder a las exigencias de sus bebés. Es por ello que solemos ser más sensibles al llanto de los bebés e, instintivamente querer tomarlos en nuestros brazos.

Importancia del contacto del bebé con su madre

bebé en brazos

Como hemos mencionado, el contacto con nuestros bebés es algo natural y muy importante para su desarrollo. De hecho, se ha encontrado que alzar, arrullar y consolar a los bebés, en especial dándole contacto piel con piel posee grandes beneficios (Unicef).

De esta manera, al ofrecer contacto a nuestros pequeños somos capaces de calmarlos y relajarlos, además de ayudarles a regular su temperatura, respiración y ritmo cardíaco, mientras que sus sistemas regulatorios terminan de desarrollarse. Al alzar a nuestros pequeños también somos capaces de estimular la digestión y liberación de gases.

Por otra parte, cuando la piel de los bebés entra en contacto con la de sus cuidadores, estos comienzan a obtener la microbiota (bacterias comensales) que les confiere protección contra infecciones. Asimismo, cuando los bebés son alzados, se estimula la liberación de hormonas regulatorias en la madre.

¿Qué pasa con los niños a los que se les priva de contacto (brazos)?

bebé

Alzar a los bebés, lejos de malcriarlos, proporciona una gran cantidad de beneficios para la madre y su hijo. Tal como indica Harmon (2010), los niños que son privados del contacto de sus cuidadores, presentan niveles de hormonas diferentes que los bebés que son alzados y arrullados cuando lo necesitan. De esta manera, se ha encontrado un incremento en la concentración de cortisol (hormona del estrés) en bebés que no son cargados cuando lloran. Otras hormonas como la oxitocina y la vasopresina (relacionadas con las emociones y vínculos sociales), pueden tener niveles menores en niños que no son consolados cuando lo requieren.

El compromiso emocional y constante de los cuidadores con los bebés, en especial en edades tempranas, es necesario para un buen desarrollo cognitivo. Además, el contacto con nuestros hijos también acarrea beneficios positivos en las madres, como la regulación hormonal en el postparto.

El descanso es fundamental para los cuidadores

mamá durmiendo

El que los bebés lloren para exigir que los carguen y permanecer cerca de sus cuidadores es completamente normal. Sin embargo, esto no quita el hecho de que resulta muy agotador para su cuidadora principal, que suele ser su madre.

Consecuencias de la privación del descanso

trabajar y ser mamá

El bienestar y descanso de las madres suele ser tan importante como cualquier otro aspecto del desarrollo de los recién nacidos. Pacheco (2022), indica que la privación del sueño en los nuevos padres, suele ser el principal motivo que afecta el estado de ánimo y la salud general.

Entre las consecuencias más notables del cansancio extremo se encuentran la irritabilidad, ansiedad y depresión. Además, cuando no se duerme lo suficiente, es más probable que ocurran accidentes y lesiones, puesto que nuestros sentidos de alerta no se encuentran en un estado óptimo.

Consejos para un buen descanso

Si bien las horas de sueño de los nuevos padres disminuyen de manera importante, existen algunos consejos que se pueden seguir para intentar descansar mejor. Lo primero es cuidar la higiene del sueño; para ello es necesario que el descando y sueño de la madre se tomen como una prioridad.

Establecer rutinas y cuidar la higiene del sueño

alimentación mixta

El quipo editorial de Johns Hopkins Medicine, recomienda que las madres tomen algunas siestas durante el día, aprovechando las horas de sueño diurno de su pequeño. No tienen que ser siestas muy largas, incluso los periodos de sueño corto (de entre 15 y 30 minutos), pueden hacer una gran diferencia. Durante estos momentos, lo mejor es alejarse de elementos como las pantallas electrónicas o el celular y, descansar en un espacio ameno, con poca luz.

Dar prioridad al descanso no significa que se deban dejar de lado tareas importantes como la higiene del hogar y la alimentación. Sin embargo, es importante reconocer cuáles son las labores más urgentes de realizar y preguntarse qué pasaría si se dejan algunas tareas para después.

Poner límites y pedir ayuda

lactancia

Por otro lado, también puede ser útil comenzar a poner límites con los amigos y familiares que deseen pasar tiempo en tu hogar conociendo al nuevo bebé. De nuevo, piensa que tu descanso es la prioridad y quizá atender a las personas que los visitan puede interferir con el establecimiento de rutinas e incrementar tu estrés.

Asimismo, pedir ayuda a las personas de confianza que te rodean también es un elemento clave que te permitirán descansar, en especial en los momentos de mayor agotamiento. En este sentido, podrías aprovechar la visita de alguno de tus seres queridos y pedirles que te ayuden con alguna tarea del hogar, mientras tu descansas con tu bebé. Si, además, sientes que no puedes dormir, aunque lo intentas y que el agotamiento se escapa de tus manos, puedes también hablar con tu médico de confianza, recuerda que tu salud y bienestar son muy importantes en esta nueva etapa de la maternidad.

 

Más información en:

Mi bebé no toma siestas ¿Qué estoy haciendo mal?

Mi bebé no tiene sueño en las noches

Mi bebé de 12 días duerme solo 6 horas ¿qué hago?

Mi bebé no duerme corrido o completo.

Los cargadores de bebé ¿Son buenos o malos?

Portabebés, ¿cómo elegir el más adecuado?

¿Es malo que mi bebé solo quiera estar en mis brazos?

¿Por qué es importante cargar al bebé?

Harmon, K. (2010). How Important Is Physical Contact with Your Infant? Scientific American

Johns Hopkins Medicine. New Parents: Tips for Quality Rest. he Johns Hopkins University, The Johns Hopkins Hospital, and Johns Hopkins Health System. Revisado en noviembre 2022

Pacheco, D. (2022). How Does Being a New Parent Affect Sleep? Sleep Foundation a OneCare Media Company

Unicef. Skin-to-Skin Contact. Unicef United Kingdom. Revisado en noviembre, 2022.

¡Tu opinión puede ayudar a otras mamás! Comenta acá

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.