¿Cómo puedo tener más paciencia siendo mamá?

Pregunta completa: Cómo puedo hacer para tener paciencia, a veces siento que no puedo más con todo, es mucha responsabilidad, estudiar, trabajar y cuidar a mi bebé sin ayuda, pierdo la paciencia con facilidad y quiero controlarlo.

Respuesta:

Querida mamá gracias por comunicarte con nosotros y plantear esta inquietud tan valiosa e importante.

El cansancio y frustración parecen ser fórmulas que nunca faltan en la maternidad, en especial cuando a una madre se le adjudican la mayoría (o todas) de las responsabilidades de la familia. Las presiones y demandas diarias de atención, tareas del hogar, responsabilidades económicas y las necesidades propias, hacen que terminemos sintiéndonos totalmente agotadas.

A pesar del estrés y el reto que representa atender todos estos aspectos, también puede significar una buena oportunidad para crecer y aprender a manejar esas emociones de las que no podemos escapar. Para empezar, debemos aceptar que la frustración, cansancio (emocional o físico), rabia y tristeza son emociones igual de válidas que cualquier otra y, aprender a reconocerlas y atravesarlas es el primer paso para no perder la paciencia en los momentos en que sentimos que no podemos más.

¿De dónde viene la frustración y la rabia y cómo afecta a nuestros hijos?

mujer sin paciencia

La frustración y la rabia que hacen que perdamos la paciencia, provienen de una variedad de factores, como la sobrecarga emocional, presiones financieras y sociales, entre muchas otras cosas.

Suarez-Angelino (2022), indica que cuando estas emociones no son manejadas de forma adecuada, pueden provocar situaciones y experiencias poco sanas para la madre y su bebé, como los gritos o incluso desencadenar del uso de violencia física (como palmadas y golpes). En general, luego de que estas malas experiencias surgen, las madres suelen quedar con un terrible sentimiento de culpa y ansiedad. De esta manera, el lazo de confianza entre la madre y sus hijos puede verse afectado, además de que los bebés crecen normalizando estas reacciones como la forma en que se manejan algunas emociones como la ira.

Está bien sentirse cansada y admitirlo

mamá cansada

Resulta muy necesario y valioso comprender que está bien sentirnos cansadas y que la frustración es totalmente normal. Además no existen maternidades perfectas y, contrario a lo que suele parecer, las mujeres no tienen que poder con todo solas, ni aparentar ser inquebrantables y ‘súper poderosas’.

Al igual que cualquier persona, las madres merecen contar con una red de apoyo que les permita sobrellevar algunas situaciones, además de poder descansar y tomar tiempo para su propio autocuidado y crecimiento. Es por ello que saber pedir ayuda resulta fundamental, si lo que deseamos es estar bien con nosotras mismas y con nuestros hijos.

¿Cómo puedo manejar la frustración y el cansancio?

paciencia

Como hemos mencionado, es completamente válido sentirnos cansadas, frustradas e incluso enojadas. Sin embargo, es importante que al atravesar estas emociones, tengamos siempre presente la convicción de darles a nuestros hijos un trato respetuoso y siempre desde el amor. En otras palabras, ellos no deben ser quienes canalicen nuestras emociones.

Consejos para no perder la paciencia con tu bebé

Aunque puede parecer imposible no perder la paciencia, existen algunas cosas que podemos hacer para manejar menor algunas situaciones que parece que se salen de nuestras manos. Louick (2021), señala algunos consejos que pueden ayudarnos a ser más pacientes con nuestros pequeños:

Aceptar a nuestros hijos tal como son

paciencia

Para ello hace falte ajustar nuestras expectativas y reconocer que los niños no deben cumplir con ellas, comportándose de la manera que esperamos o siguiendo todas las pautas que establecemos. Debemos recordar que al igual que están aprendiendo a caminar o comer solos, también aprenden quiénes son, qué les gusta y cómo deben comportarse bajo ciertas circunstancias.

Una vez que aceptemos que no podemos controlar todos los aspectos de la vida de nuestros pequeños, sino más bien guiarlos y brindarles cuidados, respeto y amor incondicional, lograremos deshacernos de la frustración de que no cumplan con nuestras expectativas.

Reconoce y atiende tus emociones

mamá

Reconocer las emociones intensas es una de las claves para enfrentarlas y vivirlas de una manera más amable con nosotras y los demás. Sin embargo, decirlo es mucho más sencillo que aprender a hacerlo.

Una de las cosas que podemos hacer cuando nos comenzamos a sentir desbordadas, es tomarnos un momento para procesar mejor lo que está pasando. De esta manera, si tienes la posibilidad de que tu bebé sea cuidado por alguien responsable y de confianza, puedes tomarte unos minutos a solas para respirar y lograr calmarte. Lavarte el rostro y salpicar un poco de agua en él puede ayudar a relajarte o, escribir una nota sobre lo que estas sintiendo en ese momento.

Puedes también dar una caminata y tomar aire fresco, tratando de enfocarte en respirar profundo. Si no cuentas con alguien que te apoye con tu bebé mientras intentas calmarte, puedes salir con él en la carriola (o un portabebés) y dar un paseo corto al aire libre. Una vez que seas capaz de reconocer la emoción que tienes, podrás atravesarla con mucha más calma.

Sé amable contigo misma

mamá

Aprender a reconocer tu esfuerzo, además de ser amable y paciente contigo misma, te permitirá proyectar dicha paciencia con los demás. Recuerda que la maternidad no tiene que ser perfecta y, si bien cometemos errores, mientras actuemos desde el amor y respeto, podremos aprender de ellos y crecer junto a nuestros hijos.

No debes ser muy dura contigo misma, ya que al igual que con tu bebé, debes ajustar las expectativas para evitar las frustraciones.

Identifica las cosas que puedes o no controlar

paciencia

Aprender a identificar las cosas que podemos controlar (como algunos horarios) y las que no (como las emociones de nuestros bebés), nos permitirá enfocar nuestro esfuerzo en aspectos que si nos dará algún resultado. Por el contrario, si sobre pensamos y nos estresamos por cuestiones que no podemos controlar, estaremos malgastando energía y es mucho más probable que lleguemos a perder la paciencia más rápido.

El autocuidado es fundamental para las madres

mujer

El autocuidado en las madres es un aspecto muy importante para su bienestar y para evitar episodios fuertes de estrés. La terapeuta Ziegler, indica que para evitar la sobrecarga de estrés, resulta muy útil reconocer algunos aspectos como:

  • Reconocer los eventos que desencadenan el estrés.
  • Comenzar a evitar estos eventos o tomar una pausa cuando sintamos que perderemos el control.
  • Crear horarios para cumplir con los distintos aspectos de tu vida. De esta manera, no mezclaras trabajo con las actividades académicas, las tareas del hogar y el tiempo con tu bebé. Puede sonar muy difícil, pero no tienen que ser cambios muy repentinos. De esta manera, podrías establecer un par de horas en la mañana y en la noche para el trabajo, y tomar el resto del día para cumplir con las demás responsabilidades.
  • Muchos estudios demuestran que mantener el optimismo y no enfocarte siempre en lo malo es una estrategia muy efectiva para prevenir el estrés.
  • Busca una red de apoyo. Existen muchas redes de apoyo en las que puedes platicar con otras madres que puedan estar pasando por las mismas situaciones. Hablar sobre lo que te pasa con otras personas que puedan tener empatía e identificarse, es también una excelente manera de manejar el agotamiento. Es posible que en dicha red encuentres además grandes amigas que te apoyen con algunos aspectos de tu vida.

Toma un poco de tiempo solo para ti

mujer feliz

Por último, recuerda tomar tiempo para ti diariamente. No tiene que ser mucho tiempo, con unos minutos para hacer algo que disfrutes puede bastar. Puedes hacerlo en la mañana al despertar y por la noche antes de dormir, una vez que tu pequeño se haya dormido. Recuerda que el bienestar siempre comienza por nosotras mismas.

Más información en:

Necesito estudiar, trabajar y ser mamá, pero no tengo apoyo familiar.

¿Cómo trabajar por primera vez luego de ser madre?

¿No se como equilibrar la maternidad?

¿Me dan tips para hacerlo todo al mismo tiempo y poderme graduar?

¡Para mamá! Para poder seguir.

¿Es posible ser mamá, estudiar y trabajar?

¿Los cambios en algunas rutinas afectan la salud mental de mi bebé?

Louick, R. (2021). 5 Ways To Deal With Frustrations As a Parent. Big Life Journal

Suarez-Angelino, L. (2022). How to Deal With Mom Rage – Practical Tips From a Therapist. Choosing Therapy

Ziegler, S.(2018). Mommy Burnout. Dey Street Books

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.